.

miércoles, 2 de agosto de 2017

El gran socavón, Venezuela y AMLO

Fernando Schütte Elguero

Llevamos años viendo cómo a México le socavan diferentes valores. Por supuesto, bienes materiales y económicos, bienes sociales, derechos políticos, libertad de expresión, credibilidad política, libertad de información […] ¡nos han socavado la confianza!

Lo que ha venido sucediendo con la SCT (Secretaría de Comunicaciones y Transportes) no tiene nombre, o ¿sí? ¿Se llama falta de profesionalismo? ¿Falta de vergüenza? ¿Corrupción? ¿O todas esas juntas? Todo el mundo se echa la bolita y no han dejado que salga a relucir la verdad y la verdad tiene que ver con que la corrupción y la impunidad en un círculo vicioso, va de lo federal a lo estatal y del cinismo al soslayo de la verdad. En una red de complicidades que vuelve el asunto tan escandaloso como los escándalos acallados en muchas otras materias.

En México nos quejamos de nuestra incipiente democracia, misma que además de incierta, no ha hecho sino volverse la tapadera de gobiernos y partidos en sus negocios ilícitos, nuestra democracia no lo es y no lo es porque no es participativa salvo en periodos electorales y eso cuando no nos dejan la sospecha o la certeza de un fraude como en el 2006.

En algún medio de comunicación escuché al Señor Fox‒quien fue parte del fraude antes referido‒, hablar de democracia en una visita que hizo a Caracas el mes pasado, a lo que considero, primero, una falta de vergüenza y calidad moral. Segundo, este señor no representa a los mexicanos, así no estemos de acuerdo con la dictadura venezolana. Tercero, fue precisamente gracias a él ‒que, por cierto, en mucho me recuerda a Trump‒ que México perdió muchas cosas, por ejemplo, perdimos la Doctrina Estrada y comenzamos a ser injerencistas y todo por pretender un exceso de protagonismo que nos ha traído aún más problemas; perdimos las clases de Civismo en las escuelas; perdimos la oportunidad de que los mexicanos tuviéramos una mejor formación al casi desaparecer el servicio militar obligatorio cuando decidió no volver a solicitar cartilla para sacar el pasaporte; en su tiempo hicimos una marcha en contra de la inseguridad donde más de dos millones de personas reclamamos una mayor responsabilidad de parte del Estado Mexicano y no hizo nada al respecto.

Lo que pasa en Venezuela no me gusta nada, he sido profesor en ese bello país durante muchos años, me gusta su gente, sus playas, su comida, y me gustaba su alegría. Hoy es un país cada vez más triste y el mundo sigue de brazos cruzados mirando hasta dónde puede llegar un político inMaduro que habla sin congruencia evocando a un Chávez que por lo menos tenía inteligencia.

México dice que no está de acuerdo con la dictadura que se está gestando en Venezuela, mirando la paja en el ojo ajeno y no mirando la viga en el propio. ¿Lo digo porque es peor aquí que allá? No, pero estamos muy cerca porque aquí todo se simula; allá por lo menos dicen menos mentiras y hablan de su proyecto político abiertamente, mientras aquí están viendo cómo hacer el siguiente atentado en contra de la democracia, ya que si gana Andrés Manuel López Obrador harán otro fraude para impedir “democráticamente” que México caiga en una dictadura.

@Fschutte

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas