.

jueves, 31 de agosto de 2017

¿De verdad queremos seguridad pública?

Fernando Schütte Elguero

No entiendo a quién quieren tomarle el pelo, la verdad es que el modelo de seguridad pública ha fracasado rotundamente, las políticas en la materia han venido siendo inhibidas por la corrupcion y la ineficacia. En este sexenio se decidió desarticular a la Secretaría de Seguridad Pública Federal, someter a la misma a un orden diferente, supuestamente para evitar lo que sucedió en el sexenio pasado en donde las luchas de poder tuvieron mayor peso que el interés de dotar de seguridad a los ciudadanos.

Yo no sé usted, pero yo estoy harto de discursos y de mirar cómo se derrochan los recursos públicos de manera tan aberrante e irresponsable, C cuatros o  C cincos cuyas cámaras no funcionan o apuntan su foco hacia otro lado, o sin equipamiento y personal, más que para cuando tienen visitas oficiales.

Los políticos prometen sin darse cuenta que cumplir con la promesa de seguridad es imposible sin arriesgarse a que se cuestione su vocación democrática o su futuro político.

Aunque existen policías muy valiosos, como corporaciones las  policías están podridas. Hoy se habla mucho de sancionar de mayor manera la portación de armas, cuando existen lugares como Texas en donde la portación legal de armas ha hecho que la inseridad disminuya. A ver las policías mal, el sistema judicial sigue siendo tan o más corrupto que las policías, el sistema penitenciario sigue siendo una vergüenza en donde no se logra, ni se logrará con el actual modelo la reinserción social, sino por el contrario son escuelas del crimen.

Cada vez se dota de mayores recursos al tema de seguridad pública, y la inseguridad sigue creciendo, se ínventan fiscalías especiales para periodistas, para las mujeres, etc. Demagogia pura, si existiera seguridad para todos no tendría que atenderse de manera especial a cualquier sector social.

Son muchos los encargados de la seguridad que nadan de muertito, que incapaces por ineficacia propia o por un diseño equivocado en los puestos que desempeñan, que no son capaces de demostrar su amor a México haciendo lo necesario para mejorar las condiciones de vida de los mexicanos y la gobernabilidad del país.

Yo creo que los mexicanos estamos cansados de que los gobernantes sigan persiguiendo a los capos de narcotrafico, haciéndole de esta manera la tarea a nuestros vecinos de Norteamérica. Queremos se se ataque la inseguridad, el robo, el secuestro, el homicidio, es decir esos delitos que nos afectan a todos y no sólo la siembra, cosecha, trasiego o contrabando de drogas. Las armas que llegan a México son para narcos y ellos las usan para protegerse de quienes atacan sus ilegales negocios, pero también para llevar a cabo delitos encontrar de la sociedad, esas armas y no las legales son las que deberíamos estar combatiendo.

Entiendo que mi propuesta preocupará a algunos, a otros les aterrorizará, a otros más les parecerá escandaloso pero, yo desaparecería a las policías mandándolas a capacitarse por el tiempo necesario a las regiones militares y pondría a la policía militar a dar seguridad a los mexicanos, cuando nuestros policías estén listos, serían los militares quienes los dirigirían y de ninguna manera los políticos, quienes como hemos visto no han podido con el tema.

El Ejército Mexicano es la institución con mayor credibilidad y lo han obligado a actuar fuera del marco legal y muy lejos de su vocación castrense.

Si queremos resultados diferentes dejémonos de cuentos, tenemos que hacer algo muy distinto a lo que ha venido sucediendo, ni mandos únicos, ni más recursos hará que los gobernadores logren cambiar la realidad y mucho menos la federación.

Por nosotros y por nuestros hijos ¡tenemos que lograr un México seguro!

@fschutte

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas