.

jueves, 6 de julio de 2017

Veracruz, imperio de tomas clandestinas

Yamiri Rodríguez Madrid

El pasado 30 de junio, en Villahermosa, se efectuó la Primera Reunión de Análisis de la Estrategia (RAE) para fortalecer la implementación del Plan de Negocios 2017-2021 de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Tabasco, Chiapas y sur de Veracruz.

Ahí, se  revisaron objetivos estratégicos, iniciativas, indicadores y acciones tácticas en materia financiera, relación con clientes, procesos internos y tecnología. De acuerdo con el comunicado oficial, en total fueron 20 acuerdos que se asumieron para la optimización de costos en la operación y mantenimiento de los pozos, equipos e instalaciones, incremento en la producción de aceite y gas, incorporación de reservas mediante la perforación de pozos exploratorios, confiabilidad operativa de transporte y recolección de hidrocarburos y para la integración de una cartera de proyectos rentables, entre otros.

Y es que Veracruz aparece como una de las cuatro entidades en el país donde mayores pérdidas económicas registran año con año, a consecuencia de las tomas clandestinas.

De acuerdo con una nota de El Financiero, publicada este miércoles, Pemex perdió en 2016, 59 millones de pesos diarios por la extracción ilegal de combustibles en Puebla, Guanajuato, Tamaulipas y nuestro estado, el equivalente dicen a 26 mil barriles diarios. Peor aún es que el número de tomas clandestinas en el estado pasó de  443 en 2015 a 644 en 2016.

Lo cierto es que no se ven en Veracruz operativos de vigilancia, mucho menos clausuras para el cierre de casas que los venden.  Hay comunidades a escasos kilómetros de la capital del estado, en donde se vende gasolina que es despachada por señoras con una manguera y una botella de Coca-Cola, pero nadie los ve.  Antaño en tiendas y domicilios se vendía petróleo y gasolina para los quinqués, y para los automóviles de las localidades, dada la distancia que existía para llegar a las gasolineras.  Eso ya no es un pretexto.

Bien valdría la pena que Protección Civil se sumara a las inspecciones de estos expendios, pues además, al no estar almacenada la gasolina en las condiciones necesarias, ponen en riesgo la vida de centenares de familias vecinas.

Así, de ser una potencia petrolera, hoy Veracruz es uno de los imperios del huachicol: cómo cambian las cosas.

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas