.

jueves, 20 de julio de 2017

El rescate de los centros históricos de Veracruz

Yamiri Rodríguez Madrid

Si de algo puede presumir el Estado Veracruz es de la riqueza histórica con la que cuenta aunque, desafortunadamente, pareciera que poco les importa a nuestras autoridades.  Y le voy a citar dos casos como muestra: los centros históricos de Xalapa y Veracruz.

Justo este miércoles, en el cuatro veces heroico puerto, se derrumbó una de las viejas casonas del primer cuadro de la ciudad.  Y es que durante décadas han permanecido en el abandono total, siendo no solo un riesgo para los transeúntes, sino también un lastre para la imagen urbana. A diferencia de otras ciudades como Querétaro o Guanajuato, donde estas antiguas casas han sido rescatadas, en Veracruz siguen esperando que se caigan una a una, tal y como pasó ayer.

Lo cierto es que el municipio no cuenta con un plan de rescate y los dueños se pasan de listos, pues como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), les prohíbe tirarlas, lo dejan al tiempo, esperando así vender la propiedad como terreno.  Rescatar una de esas casas requiere de varios millones pues deben usarse los materiales de la época lo cual, hoy en día, es todo un lujo.

En Xalapa, de acuerdo con el INAH hay por lo menos 50 monumentos históricos en el primer cuadro de la ciudad, aunque la gran mayoría ni siquiera cuenta con una placa explicativa, y muchas de las viejas casonas, son hoy rosticerías, tiendas de celulares, bancos o cualquier otro negocio que se imagine.

Por si usted no lo sabía, en el Boletín de Monumentos Históricos del INAH (1991), se explica que la zona de monumentos históricos de la capital veracruzana comprende un área de 0.33 kilómetros cuadrados, es decir 28 manzanas. En este perímetro, se combinan diversas manifestaciones propias de cada etapa histórica y de las cuales 4 fueron destinados en alguna época al culto religioso, entre estos la Catedral de Santa María y anexos, el Templo del Beaterio, la Iglesia de San José y el antiguo Palacio Episcopal.

Desde hace más de una década se ha intentado hacer un plan de rescate que sí avanza, pero muy lento: hoy tenemos ya la Casa Museo, a un lado de la Pinacoteca y el Museo de San Rafael Guizar y Valencia pero falta mucho, mucho más.

En ambos casos no todo es responsabilidad o tarea del municipio, los ciudadanos y los empresarios son también una parte primordial en el rescate de nuestro orgulloso pasado.

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas