.

jueves, 27 de julio de 2017

Comentario a Tiempo / El tren de Oro

Teodoro Rentería Arróyave*

SKAGWEY, ALASKA, ESTADOS UNIDOS. A continuación, después de la aventura del Glaciar Mendehall, navegamos a esta ciudad portuaria con la diferencia de que aquí además de los comercios se disfrutan hermosos jardines y pequeños canales que surten también a minúsculos lagos y lagunas donde se practica una pesca muy especial.

Los deportistas después de cazar a su presa, peces de gran tamaño, tomarse la consabida fotografía, le zafan el anzuelo, lo regresan al agua y finalmente les dan un especie de tirón o masaje, y el pez vuelve a la vida.

A continuación la gran aventura del pintoresco Ferrocarril del Mundo o el Tren de Oro. El White Pass and Yukon Route tiene la característica de que sube desde el nivel del mar hasta la cima de este nombre, a 2865 pies -873 metros-, en sólo 20 millas. La máxima altitud es de 3 mil pies.

Para darnos idea de la proeza que significó construir este ferrocarril en la plena “Fiebre del Oro”, de ahí su nombre, en el año de 1898; baste decirles que tal era el apremio que dos meses después de iniciada construcción, el 21 de julio la primera locomotora entró en servicio sobre las cuatro millas de vía completa, así se convirtió en el  ferrocarril más norteño del hemisferio occidental.

Nos recuerdan que la vía de ciento diez millas fue un desafió en todos sentidos. La construcción requirió giros precipitosos de 16 grados, edificación de túneles y numerosos puentes y caballetes.

El trabajo sobre el túnel en la milla 16 se hizo en medio del invierno con fuertes nevadas y la tarea se atrasó por temperatura que llegaron a 60 grados bajo cero. Se alcanzó la cima el 20 de febrero de 1899 –once años después-, sin embargo vendría lo más importante: los equipos de trabajo, los que luchaban desde norte y los que daban la batalla contra la naturaleza desde el sur, se encontraron el 29 de julio de 1900 en Carcroos donde un clavo dorado fue hincado por Samuel H. Graves, presidente del ferrocarril que requirió más de 10 mil hombres y 450 toneladas de explosivos que desafiaron y vencieron a la naturaleza para crear el “Ferrocarril Construido de Oro”.

Un detalle más, en la milla 18.6, ha quedado para la admiración del viajero o del turista el viejo Puente de Acero, que en realidad es de fierro y madera, que al vencerse dejó de usarse. Fue construido en 1901 y dejó de utilizarse en 1969. Este fue el puente más alto en el mundo en su tiempo.

Las comparaciones no valen, los recuerdos siempre serán positivos. Esta travesía que consumió, ida y vuelta 4 horas, media hora más porque tuvo que regresar el animal de 30 vagones ya que se averió una maquina, fue similar en las vistas hacía los enormes acantilados que vislumbramos extasiados en la carreteras de los Alpes argentinos y la de la Cordillera del Himalaya que nos llevó a Lasa, Ciudad-Capital del Tíbet, y desde abajo hacía arriba sobre la carretera que corre a la par del Rio en la Región de los Nueve Pueblos de la República Popular de China, Zona en la que Mao Zedung, dio la última batalla para expulsar para siempre al último ejercito que osó invadir a la ahora segunda potencia, sino que es la primera.

* Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.mx, y www.clubprimeraplana.com.mx

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas