.

martes, 11 de julio de 2017

Comentando / Desesperación y angustia en el PRI por gestión fallida

* Las evidencias sexenales muestran al gobierno fallido

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com

“Patadas de ahogado” viene dando el PRI ante la evidente e indefendible situación de CORRUPCION, trampas y descrédito que practica, a lo que se suman las peroratas del boquiflojo de su presidente nacional Enrique Ochoa Reza, quien en su vacía cabeza asegura que su partido es el más “honesto, transparente y digno”, jajajajaja.

Después de la “dictadura perfecta” por más de 70 años, pensé que el receso de dos sexenios (Fox y Calderón 2000 a 2012) y luego de “ganar” (comprada) la elección federal, consideraba que tendría otra visión del quehacer político… pero la “nueva generación” de priistas: los Duarte, Beto Borge, etc. tenían otros planes para el sexenio peñista: la CORRUPCIÓN.

Pero no sólo fueron los Duarte y Borge quienes destrozaron al PRI. Los desfalcos, robos, engaños, hurtos de funcionarios y gobernadores mostraron el ADN tricolor. A los tres mencionados se suman los hermanos Salinas de Gortari (Carlos y Raúl),  Humberto y Rubén Moreira (Coahuila), Arturo Montiel (Edomex), Tomás Yarrington (Tamaulipas), Rodrigo Medina (NL), Andrés Granier (Tab), Fidel Herrera (Veracruz), Mario Marín (Puebla), Eruviel Ávila (Estado de México), Luis Videgaray (¿Canciller?), Miguel Ángel Osorio (Segob), Luis Miranda Nava (Sedesol), Ruiz Esparza (SCT)
Torre Cantú (Tams), Roberto Sandoval (Nayarit), Aristóteles Sandoval (Jalisco) Eugenio Hernández (Tam), Mario Anguiano (Colima), Miguel Alonso (Zac) Carlos Lozano (Ags), Fausto Vallejo (Mich), Jorge Herrera Caldera (Dgo), Francisco Olvera (Hgo), Fernando Toranzo (SLP), José Calzada (Qro), Mariano González (Tlax), Rolando Zapata (Yuc), Fernando Ortega (Camp), de los 32 gobernadores del país, 22 son priistas, algunos están detenidos, otros en proceso judicial, otros fugados.

Olvidaba una importante, Enrique Peña Nieto, con su “compra” turbia de La Casa Blanca, de las Lomas de Chapultepec… Bueno los 22 citados (priistas) desfalcaron a las finanzas de sus estados más de 258 mil millones de pesos. Todo esto sucede, apenas en los 4 años y medio del sexenio de Peña Nieto. ¡La nueva generación de gobernadores priistas!

Y así Ochoa Reza dice que su partido es “digno”… es más, déjenme les digo otra joya de la verborrea del ínclito líder nacional del PRI. Con motivo de la extradición a México, desde Guatemala, del pillo ex gobernador priista de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, el Presidente del CEN del PRI dijo (cito textual): “Javier Duarte es inocente, yo le creo si él dice que no cometió ilegalidades”.

¡Vaya! Ni idea tiene este sujeto de lo que hace el gobierno federal de su partido, que pidió a la Interpol buscar al veracruzano por los delitos de enriquecimiento ilícito, peculado, incumplimiento del deber legal y la Auditoria Superior de la Federación, que depende de la Cámara de Diputados, le comprobó el robo, a la hacienda veracruzana, por más de 35 mil millones de pesos.

Olvida Ochoa Reza, que su “inocente” correligionario, es acusado por periodistas y sus familiares, de la muerte de 17 reporteros y dos desaparecidos; sin embargo ni la fiscalía veracruzana, ni la PGR integró al expediente las denuncias por homicidio a los informadores.

En fin, este es sólo  un caso de la vergüenza nacional que representa al PRI “digno, transparente y honesto” según su dirigente.

No podemos dejar de lado el ADN del partido en el poder. Las trampas y compra de elecciones como las recientes del Estado de México y Coahuila, en donde se realizaron evidentes elecciones de Estado, en donde el tricolor utilizó todo el aparato del gobierno federal, dinero, infraestructura e incluso a los Secretario del Gabinete para coaccionar el voto a favor de los candidatos Alfredo del Mazo Maza y Miguel Ángel Riquelme, en una acción desesperada por no perder entidades clave para 2018.

Las trapacerías de Rubén Moreira Valdez y su hermano Humberto (ex presidente nacional del PRI y rapaz comprador de la elección de 2012) tenían a los coahuilenses encolerizados, molestos, indignados contra el PRI y no votarían por ellos. Sin embargo, usando todos los dineros de la entidad Rubén Moreira compró votos, conciencias y funcionarios electorales locales para “agenciarse” la elección. Urgía no perder porque de llegar el aspirante panista (Guillermo Anaya) escarbaría las administraciones de los hermanos Moreira Valdez, y evidenciar que los recursos de las defraudaciones al Estado se canalizaron a la elección presidencial de 2012 (EPN) y para “adquirir” la de gobernador.

En el Estado de México las cosas no son diferentes, Eruviel Ávila y Enrique Peña Nieto, a través de los programas sociales federales, con la presencia física en eventos masivos de los secretarios del gabinete, se encargaron de “convencer”  a los mexiquenses que Alfredo del Mazo Maza, era la solución a los endémico problemas de la entidad.

La gente (a excepción de los simpatizantes priistas, que no son todo el padrón electoral) no le creyó, porque es evidente el abandono en que tiene la entidad el (des) gobernador Eruviel Ávila: primer lugar nacional en feminicidios, en asesinatos, en bandas de delincuentes, principalmente en Ecatepec, paradójicamente la tierra natal de Eruviel. En secuestros, en problemas viales, en inundaciones, plagios express, violaciones en transporte público.

Tampoco el mandatario se escapa de rapiña al erario del Estado. La Auditoría Superior de la Federación, detectó que en 2015 “desaparecieron” 1943 millones de pesos de  recursos federales… ¡nadie sabe, nadie supo!

No sólo estos, recientemente, la propia ASF reveló que en sólo un año (2015) Eruviel no comprobó el uso y destino de 8 mil 98 millones de pesos que según él canalizó a rubros prioritarios: seguridad, desarrollo social, educación, movilidad, salud, y otros, sin embargo a menos de un año de concluir su mandato, el Edomex se consolida como la entidad más insegura del país, por robos, asaltos a transeúntes, en transporte público, violaciones, desmantelamiento de automóviles, robo total de coches, asalto a cuentahabientes, en casa habitación, homicidios, feminicidios, etc.

Tampoco abatió Eruviel en su sexenio la pobreza y pobreza extrema. Con datos del CONEVAL en el Estado de México se tienen registrados más de 9 millones de indigentes, que comen sólo una vez al día, de lo que les regalan o que lo hacen 5 días a la semana. Si consideramos que el número de habitantes en la entidad (INEGI 2017) es de 17 millones 363 mil 387, claramente observamos que más del 52 por ciento son mexiquenses marginados, olvidados, en mendicidad. ¿Y el presupuesto para desarrollo social en dónde está?

Y aun no contabilizo las cifras sobre salud, educación, movilidad, transporte y más. Sólo era una muestra para demostrar que socialmente el PRI debe perder la gubernatura local, pues ante tanta evidencia, quedó demostrado que el IEEM y el INE, trampearon los resultados de la elección, demostrando fehacientemente que avalaron el robo de la elección del 4 de junio.  Ahora el TEPJF tendrá que responder con transparencia, honestidad, honorabilidad, democráticamente; con ética y moral de sus Magistrados que la elección de Estado fue evidente y desconocer el supuesto triunfo de Alfredo del Mazo; de lo contrario, señores, serán cómplices de este atropello a la voluntad popular.

Con este somero escenario se desenmascara las alegres y hasta torpes declaraciones de Enrique Ochoa Reza quien solo, en su vacía cabeza, ve un PRI digno, decente, transparente, moderno (como Javier y César Duarte, Roberto Borge, Rodrigo Medina, nombres que dignificó Peña Nieto en un programa de televisión) pero  detrás de cada uno está sembrada y cosechada la semilla de la CORRUPCIÓN.
Este PRI viene dando bandazos para sobrevivir ante la indignación nacional, que sólo ellos se resisten a ver y creer.

El dinosáurico Partido Revolucionario Institucional no supo abonar con dignidad, inteligencia, honradez, probidad, ética, moral, decencia, disciplina en 4 años y medio una gestión que enorgulleciera a los mexicanos y que confiara en sus autoridades. No, su avaricia, desorden mental, CORRUPCION, impunidad, le impidió asimilar y madurar durante doce años la derrota que por hartazgo, cansancio y desconfianza popular, le hizo perder el poder en el año 2000. ¿Cómo podría ser, si su número 1 es inculto, soberbio e incapaz? Ahora tiene el premio que merece.

Las patadas de ahogado son muestras claras de la desesperación, la incapacidad de reacción, del olvido a los principios morales, éticos y políticos que deben poseer quienes aspiran a gobernar un país noble, paciente, tolerante, y hasta cándido; pero con una ciudadanía harta de las mentiras, la simulación, el engaño, del incumplimiento a la palabra empeñada; de la corrupción e impunidad, hoy más que nunca evidenciadas por vox populi, en redes sociales, en medios de comunicación dignos (no la televisión y algunas radios), a lo que el gobierno peñista no supo reaccionar, ni enmendar.

En la “madre de todas las elecciones”, la presidencial, si algo le queda de decencia al PRI deberá asumir una actitud de igualdad en cuanto a recursos, estrategias, respeto y dignidad para competir éticamente.

Estado de México y Coahuila, si se las “regala” el TEPJF serán los dos últimos clavos del ataúd tricolor, que urge sepultar. No más de lo mismo: corrupción, simulación, impunidad, trapacerías, inmoralidades que por más de 76 años nos ha recetado el PRI, al que le decimos ¡basta!,
Si no existiera el PRI, México sería feliz  y nación digna.

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas