.

miércoles, 21 de junio de 2017

Metrópoli Central / Propuesta para la difusión de resultados electorales

Fernando Díaz Naranjo
Analista Político
@fdodiaznaranjo

En este ejercicio periodístico analizaremos un esquema que bien podría ser analizado para la difusión de los resultados electorales que, en elecciones competidas, darían una salida certera no sólo a los partidos políticos y candidatos, sino también a todos los que participan en el desarrollo mismo de las elecciones en nuestro país.

Los procesos electorales de Gobernador en los Estados de México y Coahuila, dan pauta, para referir en la imperiosa necesidad de cambiar el esquema, ya obsoleto, para la difusión de dichos resultados electorales.  En elecciones competidas y, por ende, cerradas, no existe un programa que permita conocer resultados que generen la certeza que partidos políticos, candidatos, medios de comunicación y la ciudadanía reclaman.  Los conteos rápidos, son un mecanismo parcial de los resultados reales, que se basan en una muestra representativa para dar una aproximación de un intervalo de lo que pudiera esperarse en la contienda electoral; no obstante, siempre guarda un margen de error.  Para el caso del Estado de México y Coahuila, el conteo rápido observó el siguiente comportamiento:

De los resultados mostrados en los conteos rápidos observamos los siguientes aspectos:

Un margen de error de +/- 5% con un nivel de confianza del 95% para ambos conteos tanto en el Estado de Mèxico y Coahuila.
El conteo rápido en el Estado de México permitió dar un indicativo de una tendencia más cercana a lo que finalmente demostraron los cómputos distritales.  No obstante, dicho conteo rápido no contó con el 100% de la muestra y sólo reflejó un 70% de dicha muestra.  Una situación similar ocurrió en el Estado de Coahuila.
El conteo rápido instrumentado en el Estado de Coahuila mostró un empate técnico, es decir, el límite inferior del candidato de la coalición “Por un Coahuila Seguro” del candidato Miguel Ángel Riquelme se ubicaba por abajo del límite superior del candidato Guillermo Anaya, candidato de la coalición “Alianza Ciudadana por Coahuila”.

Dichos conteos rápidos se dieron a conocer el mismo día de la jornada electoral, en tanto el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP´s) de ambas elecciones estaban en proceso.  Pero a varios actores políticos no dejo del todo convencido dicho resultado.

Los PREP´s fueron fluyendo y fueron mostrando los avances en los resultados electorales.  De este ejercicio a cargo de la autoridad electoral que, dicho sea de paso, sus resultados son preliminares, destacamos lo siguiente:

El PREP del Estado de México, en razón de su estructura, generó toda clase de interpretaciones, que al final difundió resultados muy similares al conteo rápido.
El PREP del Estado de Coahuila sólo difundió un 72% de los resultados preliminares lo que generó dudas en dichos resultados que, además, mostraron hasta ese momento una diferencia con el resultado del conteo rápido.

Como este panorama, ambas entidades federativas llegaron al miércoles siguiente, como lo marcan las respectivas legislaciones electorales, a la realización de sus cómputos en sus órganos desconcentrados, que son las instancias que dan, finalmente, los resultados validados por la autoridad electoral administrativa de la contienda electoral.  Dichos resultados quedaron de la siguiente manera:

En el Estado de México, el cómputo confirmarìa tanto el resultado dado por los contenos rápidos como el generado por el Programa de Resultados Preliminares.  En este sentido, la coalición encabezada por el PRI con Alfredo del Mazo a la cabeza obtuvo un 33.69% de los votos, seguido muy de cerca por Morena con Delfina Gómez con el 30.91% de las preferencias ciudadanas.
En el caso de Coahuila, la situación fue más atípica, en donde la diferencia entre las coaliciones punteras dejo apenas un margen reducido que dio el triunfo al candidato de la coalición lidereada por el PRI, Miguel Requielme y muy de cerca, la coalición encabezada por el PAN con Guillermo Anaya.

Esto significa que aún falta mucho por decir y por el desenlace que tendrán, al menos, estas dos entidades federativas.  Pero independientemente de ello, lo que consideramos importante resaltar es que para obtener resultados de un proceso electoral, pueden transcurrir de tres a cuatro dìas posteriores a la jornada electoral y esto no puede seguir sucediendo, por ello, nos parece que es tiempo que nuestros legisladores vayan considerando analizar los siguientes aspectos:

Que los cómputos se lleven a cabo el mismo día de la jornada electoral y no hasta el miércoles siguiente como sucedió en los casos del Estado de México y Coahuila, esto significa que, con la recepción del primer paquete electoral en el seno del Consejo Distrital respectivo, comience el cómputo.  Esto significaría la eliminación en la legislación electoral, de la obligación de que las autoridades electorales locales lleven a cabo un Programa de Resultados Electorales Preliminares, así como de la realización de conteos rápidos.
El que se generen los cómputos distritales el mismo día de la jornada electoral dará mayor certeza a los participantes en dicho proceso electoral.
El que los cómputos distritales se lleven a cabo el mismo día de la jornada electoral significaría que, los resultados no serían estimaciones ni aproximaciones, sino los resultados oficiales dados por la autoridad electoral.  Esto no significa que los partidos o candidatos no tenga a salvo sus prerrogativas para recurrir a otras instancias por las anomalías, quejas o denuncias que tuvieran a bien presentar.
En la Ciudad de México desde hace ya varios años se sigue un esquema de operación electoral con esta vertiente el cual ha generado diversos beneficios de los que aquí sólo apuntamos algunos.

Independietemete de lo hasta aquí apuntado estaremos al pendiente del desenlace final de estos dos procesos electorales locales que se dieron en el Estado de México y en Coahuila.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas