.

miércoles, 7 de junio de 2017

Metrópoli Central / Algunas lecturas de los resultados electorales

Fernando Díaz Naranjo
Analista Político
@fdodiaznaranjo

(Parte 1 de 3)

Los resultados, aún preliminares, de las elecciones celebradas en los Estados de Coahuila, México, Nayarit y Veracruz nos dejan muchos aprendizajes que son dignos de analizar, en espera de conocer los cómputos que es donde se emiten los resultados oficiales.

En primer lugar, observamos que la norma electoral debe ser revisada o al menos, discutida para que los legisladores, valoren diversos aspectos, de donde sobre salen los siguientes.

La necesidad de avanzar hacia la utilización de la tecnología para recibir la votación, automatizar los procesos de los resultados electorales y de la difusión de los mismos.  Esto podría traer consigo, no sólo mayor certeza en los resultados de la contienda electoral, sino además, en un mediano plazo, un probable ahorro de recursos para las autoridades electorales en beneficio del país.

Tipificar diversas conductas que transgreden la norma electoral como graves, con la finalidad de que el buen trabajo que está llevando la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) tenga todavía mejores resultados y un mayor impacto que inhiban diversas prácticas desleales a las reglas electorales.

Es necesario que todas las entidades federativas arriben a extender el derecho del voto de sus ciudadanos que residen en el extranjero y, con ello, a unificar los procesos de emisión del voto, ya que en algunas entidades federativas que sí reciben la votación de sus conciudadanos que viven en otros países, lo hacen vía postal, mientras que, en otras latitudes, como fue el caso del entonces Distrito Federal (hoy Ciudad de México) en la elección de Jefe de Gobierno de 2012, los ciudadanos interesados pudieron votar vía Internet.  Al respecto, el Instituto Nacional Electoral (INE), debe avanzar en la generación de los lineamientos que en su oportunidad se actualicen, que permita cumplir con la norma electoral que establece ya esta posibilidad.

Sería oportuno que se revise la situación de las encuestas de salida, ya que, en algunos casos, no sirven para que la población conozca un resultado estimado, sino son utilizadas como estrategia para declarar ganadores y perdedores.

También, sería muy conveniente que el legislador revisara crear un espacio de “veda post electoral” -por llamarlo de alguna manera-, es decir, un periodo de tiempo pasada la jornada electoral, en donde ni candidatos, ni partidos puedan declarar algún triunfo o derrota de algún contrincante, hasta en tanto la autoridad electoral da la información respectiva.  Con los resultados preliminares de las elecciones del pasado domingo, 4 de junio, tenemos que, de tres gubernaturas en juego, en dos de ellas, hay el pronunciamiento de, al menos, 4 ganadores.

Es importante que los legisladores revisen las bondades de mover la fecha en que se realizan los cómputos distritales de las elecciones.  Por ejemplo, en el caso de la Ciudad de México, los cómputos no se llevan a cabo hasta el miércoles siguiente al que tuvo verificativo la jornada electoral, sino se llevan a cabo a partir de la recepción de primer paquete electoral en la sede del consejo distrital recién concluida la jornada electoral.  Esto traería como beneficio que ya no fueran utilizados sistemas de resultados electorales preliminares, sino que el cómputo mismo sería el resultado oficial.

Revisar, con estudios serios, si nuestro país, ante las cada vez más competidas elecciones, estaría preparado y sería necesario la instrumentación de una segunda vuelta electoral en nuestro país, que definiera más claramente al ganador de una contienda electoral.

Lamentablemente, la Constitución Federal determina que 90 días previos al inicio del proceso electoral, no podrán promulgarse ni publicarse leyes o reformas en materia electoral.  Esto quiere decir, que para la elección de 2018 subsistirán las mismas reglas electorales y, por ende, podrían suceder las mismas acciones que pudimos observar el pasado domingo.

Un segundo análisis de los procesos electorales del domingo es, sin duda, que las alianzas también son cada vez más importantes para alcanzar triunfos electorales. Así parecería, con los resultados preliminares dados por la autoridad electoral, que la alianza entre el PAN, el PRD, el PT y el PRD, le funcionó en Nayarit donde estarían obteniendo la gubernatura; asimismo, parece que esta fórmula de alianza le funcionó en Veracruz en donde, según información preliminar del PREP, se llevarían la mayoría (113) de los 212 municipios de dicha entidad federativa.  Ni que decir del Estado de México, en donde al PRI parecería haberle favorecido la alianza (coalición) con los partidos Verde Ecologista de México, Nueva Alianza y Encuentro Social.  Esto nos permite considerar que, en perspectiva, para el 2018, las alianzas serán fundamentales para quien busque lograr el triunfo, no sólo en las elecciones federales incluida la Presidencia de la República, sino también para las elecciones locales que se celebrarán en 30 entidades federativas.

Seguiremos en otra colaboración con el análisis de las enseñanzas que las pasadas elecciones del 4 de junio nos dejan.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas