.

lunes, 26 de junio de 2017

La Cueva de la Hidra / Civilización o barbarie

Margarita Jiménez Urraca

La sociedad del siglo XXI está cambiando. Las formas conocidas de relación entre las personas se vienen modificando. La conversación ciudadana se expresa ahora de manera diferente: whatsapp, redes sociales, correo electrónico y, todo ello, impersonal. Los millenials se convierten en preocupación por su importancia generacional, y por su indiferencia y ausencia del proceso social de cambio, siendo que son actores principalísimos de éste. Nos estamos transformando y no se alcanza a ver si en algo mejor o peor. ¿Se trata de un proceso civilizatorio o de uno retrógrado? La respuesta es difícil, lo cierto es que asistimos al alumbramiento de un nuevo tiempo.

No se advierte con claridad si las personas y los grupos se reúnen en torno a ideas, intereses o territorios, o si son éstos los que están contribuyendo más que a la pluralidad a la construcción de microaldeas, bien a bien desconocemos sus límites, su comportamiento y la naturaleza del fenómeno, sin embargo, el cimbramiento se siente en expresiones del comportamiento colectivo, como en la convivencia del día a día, a donde llegaron para quedarse y modificar el diálogo y la agenda, las generaciones digitales. En ésta, la vida privada ha quedado cancelada. La indiferencia frente a la injusticia, la pobreza, la impunidad y la muerte; la negligencia, la apatía; la comunicación digital en lugar de la corporal, mensajes de amor y amistad en ciento cuarenta caracteres, amigos en cuartos de chat, series de T.V. en lugar de lecturas e idas al cine, chamanes sustituyendo a científicos. La ecuación de violencia, injusticia e impunidad repitiéndose y favoreciendo que el crimen organizado lo invada todo con sus antivalores y la aspiración de los olvidados a ser como los delincuentes, guetos de centroamericanos en cartolandia, aquí en tierra mexiquense, y la inseguridad como realidad terminal y transversal en todo ámbito, son las malformaciones de ese ser social en el que nos estamos convirtiendo.

Esta es la realidad de hoy en la que se ha desarrollado y conviven mundos paralelos que no se conectan, componentes fundamentales de la confusión social y política, vea sino el contraste entre la esfera legislativa y cartolandia que es toda, entre  académicos y empresarios, también, los especialistas, comentócratas y líderes sociales que luchan por los olvidados pero que no se mezclan con ellos jamás, es la “lógica del absurdo” ¿En qué nos estamos convirtiendo?

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas