.

jueves, 11 de mayo de 2017

La política del Ejército Mexicano

Fernando Schutte Elguero

En México estamos destruyendo todo y a veces ni siquiera nos damos cuenta, tal es el caso que hoy me preocupa y me ocupa en este espacio de reflexión. La política (en ello he venido insistiendo) es tan sucia y por desgracia el pueblo lo permite, de manera que los políticos responden a las reacciones de éste, induciéndolo a tomar partido de una forma absolutamente maniqueísta. Albert Einstein decía: No hay mejor camino que rehusarse a hacer el servicio militar. Y para ello se necesita respaldo de las organizaciones contrarias a la guerra.

Sin embargo, resulta que en nuestro país tenemos un “ejército de paz”, conformado por mexicanos ejemplares cuya disciplina, honor y amor por la patria son valores que los caracterizan. A nuestras Fuerzas Armadas las han obligado a ejercer funciones que no les corresponden y todo gracias a que políticos y gobernantes no han sido capaces de desarrollar cuerpos policíacos con los valores y capacidades necesarias. Hace unos días un grupo de delincuentes escudados por mujeres y niños mataron a militares y, a mi juicio, existió poca indignación al respecto; ni los medios de comunicación ni la gente responde a este tipo de hecho con la fuerza que debiera. Pero más allá de ello (y aquí quiero llegar al fondo del asunto), hoy existen políticos que utilizan a las Fuerzas Armadas como moneda de cambio en sus discursos, acusándose entre ellos de si alguien dijo esto o lo otro, cuando la institución más querida y respetada de México (que, supuestamente, sería el Ejército Mexicano), es ofendida en su institucionalidad. Nuestros soldados y marinos como institución son apartidistas, de hecho, muchos no creen en la política pero respetan la línea de mando.

Me parece inaudito que hoy se haga parte del manoseo político a las Fuerzas Armadas, ya bastante daño se les hace metiéndolos de policías y no dándoles las garantías y la seguridad jurídica que son indispensables para generar un adecuado marco de actuación.

Contario al pensamiento de Einstein, y en virtud de tener un ejército de paz, creo que el servicio militar sería (como de hecho sucede, pero en muy pequeña escala) un gran formador de mexicanos disciplinados, con valores nacionalistas y humanistas.

Qué agotador debe ser para los Secretarios de Defensa y de Marina estar exponiéndose todos los días y exponiendo a su gente sin el marco jurídico adecuado legislativamente, como para todavía tener que soportar estar en medio del juego político que, sin escrúpulos, manosea a las instituciones, destruyendo así no a sus adversarios, sino a nuestras únicas instituciones confiables.

La política del ejército es acatar órdenes cuando son para el bien de la patria y, a veces, en sus discursos o en sus silencios, podemos notar el hartazgo de participar en las situaciones en que se desempeñan.
Evidentemente tengo más espacio para escribir, pero creo que la idea ha quedado clara. Como hacen los militares, menos palabras y más hechos…

@fschutte

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas