.

lunes, 8 de mayo de 2017

La Cueva de la Hidra / Se llamaba Lucha

Margarita Jiménez Urraca

Se levanta a las 5:30 de la mañana, prepara el desayuno y la comida de sus tres hijos, se baña, si cuenta con agua potable, sino con la poca de que dispone, se asea y sale. Hará dos horas de Ecatepec, donde vive, a la Ciudad de México, para trabajar en un taller de maquila de pantalones de mezclilla; al medio día comerá algo que llevará desde su casa en un tupper, no gastará en ello. De regreso, dos horas más, llegará de noche, verá a sus hijos, si es posible revisará sus tareas y se meterá a Internet para seguir estudiando a distancia. Los sábados y domingos lava, plancha la ropa de sus hijos, estudia y ve la tele un rato. Ella se llama Lucha.

847 mil 910 mujeres jefas de familia viven en el Estado de México, de 7.8 millones que forman parte de un ejército que construyen o parchan el tejido social roto, o como las que con sus manos hicieron las calles, banquetas y guarniciones de ciudad Neza cuando se formó el municipio. Muchas de estas mujeres son madres de familia que encabezan el enojo social por su situación, también se ocupan de transformar sus comunidades para mejorar sus vidas, ellas están en pie de lucha, en un estado donde los feminicidios ya no son noticia porque ocurren todo el tiempo en municipios donde la violencia es expresión de los grupos delincuenciales empoderados que día a día someten a los mexiquenses y son clasificados como los ayuntamientos más peligrosos del país.

En toda la entidad millones de mujeres mexiquenses dignifican al género en su lucha cotidiana. La mejor manera de celebrar a las que de ellas son madres, es contar con un sistema de prevención del delito eficaz, con castigo a los feminicidios y a los pederastas, con salarios justos, con más estancias infantiles para los hijos de Lucha y de otras mujeres, impulsando una verdadera cultura de equidad de género, con facilidades a las madres trabajadoras, temas que si la Cámara de Diputados local tuviese una mayor representación de mujeres y el gobierno estatal más Secretarias en el gabinete podría ocurrir. Es urgente lograr condiciones de equidad, a fin de que no ocurra lo que sigue pasando en las calles y de la entidad mexiquense y que le acabó pasando a Lucha, que un día no regresó a su casa, fue asesinada en el micro y de sus hijos vaya usted a saber qué fue, ya no se supo nada, quedaron solos y sin protección alguna.

P.D. ¿La madre cuyo bebé asesinaron en una de las carreteras de Puebla y violaron a su hija y a ella, tiene algo que celebrar?

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas