.

martes, 2 de mayo de 2017

La Cueva de la Hidra / Las ideas brillaron por su ausencia

Margarita Jiménez Urraca

Yo también hablo del debate, nada más faltaba que no, es capítulo de las campañas que afectarán o beneficiarán a los mexiquenses y, los candidatos, en esa medida, se exponen al juicio ciudadano.

Un baño de lodo fue el espectáculo que los seis candidatos a gobernar el Estado de México arrojaron a la pantalla de quienes veían “el debate” el martes pasado en la noche por el Canal Mexiquense. No dejaron títere con cabeza ni comunicaron ideas o soluciones acordes al desafío que el siglo XXI plantea a la entidad, además de salirle medianamente al paso a la agenda de preocupaciones de la sociedad. Será el formato o el pánico escénico lo que se apoderó de ellas y ellos, lo cierto es que la exhibición excesiva de gráficos probaría que su dicho no era suficiente para lograr credibilidad y confianza. Todas y todos con una imagen sobria, tratando de comunicar que están enterados de los pecadillos de los otros, pero los espectadores al final se quedarían con  “sed de justicia”.

Recuerdo a una especialista en estos temas que solía decir que si un candidato va ganando que no asista a los debates y si va perdiendo tendría que ir a todos. Lo que ocurrió el martes fue que ninguno tiene nada seguro y, entonces, los seis buscaron lucir sus personas, motivos y razones. Todos perdieron, sobre todo los mexiquenses.

En la pantalla, de izquierda a derecha la maestra, el ex alcalde certificado, el hombre recio, “la incorruptible”, la empresaria y el caballero dieron cuenta de sus adversarios, hubo una que otra propuesta y ninguna visión de altura. Ni cerquita de debates que hasta hoy se estudian, como el de Richard Nixon con John F. Kennedy hace 57 años, visto por 70 millones de personas o el debate del 15 de mayo de 2015 para Jefe Delegacional de la Miguel Hidalgo, organizado por los vecinos y conducido por el periodista Salvador Camarena, con un formato diferente al utilizado por el INE, con preguntas incomodas, espontáneas, respuestas rápidas y de confrontación. ¿Será que las ideas ya no son más el sustento de las plataformas de campaña y de las propuestas de quienes se postulan?

La profundidad del pensamiento se proyecta más allá del lenguaje del vestuario, el corporal o el de la palabra. A no dudarlo, las ideas brillaron por su ausencia.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas