.

lunes, 29 de mayo de 2017

La Cueva de la Hidra / Ciudadanía adulta

Margarita Jiménez Urraca

Es hora de dejar de mentirnos, de actuar como menores de edad, de revisar las decisiones que tomamos, de hacernos cargo de ellas. A ocho días de celebrarse las elecciones en el Estado de México, elegir es lo que cuenta. Toca a la ciudadanía contrastar sus propios proyectos de vida con las propuestas de los candidatos. Puede interesar una u otro, pero lo que no debiera ocurrir es dejar que otros decidan por nosotros.

Pareciera que sólo nos interesa escuchar lo que nos gusta y quisiéramos, y es con base en ello que candidatas y candidatos, producto de su contacto con la gente, elaboran sus propuestas, lo que los especialistas llaman el discurso esperado. Así, nos engañamos. La autocomplacencia nos regresa a una condición infantil, donde la confrontación con los que piensan diferente no es posible, los berrinches son cosa de todos los días y se da la espalda al deber. Hacemos caso sólo a los que nos hablan bonito. Actuar de esta manera no construye ciudadanía.

Por otro lado, las candidaturas independientes hicieron su irrupción en el escenario político mexiquense con una propuesta ciudadana, como se ha advertido en los casos de Teresa Castell y el intento fallido de Isidro Pastor de llegar a ser candidato, los que no han influido mayormente.

Con espacios ganados por el periodismo valiente y muchos informadores muertos en el ejercicio de la libertad de expresión pero con el derecho a la información vigente, ya no es posible ser omiso sobre la verdad y trastrocamiento de ésta, por parte de los partidos políticos. Expresiones como “no me interesa la elección”, “votar no sirve de nada”, generan resultados como el Brexit o la elección de Trump. Decidir nos hace merecer ser ciudadanos. El 4 de junio ha de ser un día en que la voluntad del elector oriente el rumbo de  nuestro estado.

Se ha gastado en seleccionar candidatos, en malos debates, en imagen, en estrategias y “estrategas”, en redes sociales, en campañas negras; toca ahora a los ciudadanos hacer lo suyo como adultos responsables.

Cuando usted firma un contrato lee la letra chiquita, sabe que es importante estar informada o informado, así, si no le cumplen o usted no cumple hay sustento para los reclamos, con más razón cuando contrata como su empleado a un gobernador. Fíjese bien, elija al mejor con madurez y honre su condición ciudadana.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas