.

lunes, 24 de abril de 2017

Fuerzas Armadas y Fiscal Anticorrupción

Fernando Schutte Elguero

La seguridad pública en nuestro país es una verdadera farsa, esto en buena medida se lo debemos a nuestros legisladores, quienes por intereses políticos o personales tienen detenidas dos cuestiones que daría la vuelta al fenómeno de la inseguridad. Por un lado tenemos viviendo el sueño de los justos la Ley de Seguridad Interior, misma que brindaría a nuestras Fuerzas Armadas de la capacidades legales y operativas para cuidar de los ciudadanos, dentro de un marco legal adecuado o por lo menos regulado, como bien lo ha venido señalando el General Secretario de la Defensa Nacional, lo militares lo que quieren es regresar a sus cuarteles para asumir las tareas que la Constitución les impone, ninguno de ellos quisiera estar haciendo el trabajo que los policías estatales y municipales, simplemente no realizan, tomando en cuenta que al realizarlo se verán involucrados en asuntos tan delicados que podían desprestigiar a la institución, que por cierto es la de mayor credibilidad en México, llevamos diez años de lucha o guerra como se le quiera decir en contra del narcotráfico, exponiendo a nuestros soldados y marinos y sin un marco regulatorio.

Llevamos diez años tratando de conformar policías capaces, honestos y confiables y en ello han fallado muchos de los estados y municipios, tenemos policías por los que la ciudadanía no siente ningún respeto y por los que los delincuentes no sienten ningún temor, ya va siendo tiempo de construir un sistema policíaco que sea capaz de entrenar y formar a los agentes del orden, pero mientras tanto sabemos que no podemos seguir así y es por ello que las Fuerzas Armadas tendrán que intervenir, pero brindándoles garantías y los señores gobernadores a quienes les parece muy cómodo que no sean sus policías quienes se enfrenten a la delincuencia, hacen un llamado de auxilio a soldados y marinos en vista de su ineptitud.

El otro tema tiene que ver con el fiscal anticorrupción, llevamos ya demasiado tiempo sin esta figura que me parece clave para atender no solo la corrupción de algunos políticos, sino también lo que estos dejan de hacer a favor de sus gobernados, la omisión es también una falta que debe ser sancionada.

Si estos dos temas estuvieran resueltos y bien regulados, es decir con marco legal que no solo limite, sino que brinde dientes, es decir capacidad de hacer y de acusar, México sería muy diferente.

Para mí, que el ejército se haga cargo de la seguridad interior me da una enorme confianza y esperanza, solo temo que los que dicen que la seguridad pública se estaría militarizando, mismos que creo que defienden los más obscuros intereses, estarían defendiendo el México inseguro en el que vivimos, lo que para muchos es tristemente lucrativo.

Ni el Fiscal Anticorrupción, ni la Ley de seguridad Nacional debieran ser objetos de arreglos políticos, ojala nuestros legisladores amaran a México, ya que si así fuera actuarían de manera más responsable y con ello quiero decir expedita y contundente.

@fschutte

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas