.

lunes, 3 de abril de 2017

Cañazos / Se retrasan programas de Donald Trump

Arturo Bárcena Bazán

En los poco más de 60 días de su gobierno, el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump ha visto frenados algunos de sus principales programas de gobierno, los que fueron los cimientos de su campaña electoral. El freno no proviene de otros países sino que se trata de medidas del Congreso de los Estados Unidos.

El programa de salud que propuso  en su campaña electoral, consistente en anular el Obamacare se vio obligado a  retirarlo Trump debido a que no tuvo los votos suficientes a favor en el Congreso.  Sin embargo, el Presiente estadunidense se muestra confiado en que en los próximos meses republicanos y demócratas reconsideraran su postura. Dijo al respecto: “Estoy decepcionado con esto y también un poco sorprendido. Pero pienso que de todo esto lo que saldrá será un proyecto de Ley de Salud mejor para los Estados Unidos”. Trump culpó a los demócratas de que haya fracasado la reforma del Obamacare. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien había apoyado el nuevo programa de salud propuesta por Trump, se reunió con Trump antes de que se iniciara la sesión en la Cámara de Representantes y acordaron suspender la votación “porque no se obtendrían los votos suficientes a favor”.

La controversial construcción del muro fronterizo con México, otro de los principales programas enarbolado por Trump durante su campaña electoral fue frenado por los propios legisladores de su partido: el republicano, el martes pasado, que consideraron que la inversión para construir el muro sería inútil y el dinero sería mal gastado y además no lo hay. El presidente había solicitado se aprobaran mil 500 millones de dólares en el presupuesto de este año fiscal, para con ellos iniciar la construcción de la barda fronteriza. A esta suma se sumarían los 95 millones de dólares que el Primer Mandatario había solicitado para contratar a aproximadamente cinco mil agentes que se destacarían en la Patrulla Fronteriza.

La posposición, según los legisladores republicanos, abarcará cuando menos hasta fin de este año.
Al igual que con el Obamacare, fueron los propios congresistas estadunidenses quienes frenaron a Trump, al menos momentáneamente.

Ya algunos destacados políticos estadunidenses se habían declarado contrarios al muro, entre ellos 24 senadores. Para el próximo mes de abril estaba programada la licitación y firma de contratos para construir el muro, seguramente estas firmas habrán de postergarse y antes habrán de superarse  las trabas que para su construcción existen, por firmas de convenios internacionales, entre ellos ante la ONU y la OEA.

El programa de deportación de migrantes ilegales, otra de las promesas electorales de Trump, continúa, aunque a paso más lento del anunciado. Asimismo, también se ha frenado la llegada de ilegales a Estados Unidos, vía frontera con México. El número de deportados en los últimos dos meses es semejante al que existía durante el gobierno de Barack Obama.

Ahora el Presidente Trump enfrenta dos nuevos retos: primero, la creación de un impuesto  a las importaciones de Estados Unidos, no solo el conocido como impuesto fronterizo por ser de mercancías provenientes de México, sino también de aquellas que importa Estados Unidos de otros países. Este impuesto deberá aprobarlo el Congreso estadunidense cuando analice y apruebe el nuevo paquete fiscal anual.

El segundo tema que habrá de afrontar el Mandatario estadunidense es el relacionado con el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Canadá y México que desde ahora enfrenta oposición de líderes estadunidenses, entre ellos, el Nobel de Economía Paul Krugman, quien ha afirmado que es más probable una III Guerra Mundial a que desaparezca el TLC, considera que el TLC no deberá tener cambios drásticos..

 El ex secretario de Estado, Colin Powell, ha señalado que “México debe defender sus soberanía y no dejarse pisotear. Puede haber cambios pero México no debe dejarse pisotear”.

Carla Hills, quien fuera representante comercial de Estados Unidos y fuerte impulsora del TLC en 1993, considera que sin el Tratado de Libre Comercio, Trump no lograría la reelección en noviembre de  2020.

Donald Trump llegó a la Presidencia con el apoyo de los delegados pero en contra de la mayoría del pueblo estadunidense y parece que ahora, a través de sus legisladores, “se la están cobrando”. Pero Trump es un obstinado y en los próximos meses buscará revertir estos primeros reveses de su gobierno.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas