.

viernes, 21 de abril de 2017

Cañazos / Opiniones valiosas sobre el TLC

Arturo Bárcena Bazán

Las opiniones de Jaime Serra Puche, secretario de Comercio y Fomento Industrial durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari; de Carla Hills, encargada de la negociación por parte del gobierno de George Bush deberán ser tomadas en cuenta ahora que se inicien las negociaciones para la reestructuración y actualización del Tratado de Libre Comercio firmado en 1993 por los presidentes Carlos Salinas de Gortari y George Bush, de México y Estados Unidos respectivamente, así como por el Primer Ministro de Canadá, Brian Malroney y que entró en vigor el primero de enero de 1994, es decir hace 23 años y poco más de tres meses.

Los personajes anteriormente mencionados coinciden en que eliminar el Tratado de Libre Comercio sería un retroceso para los tres países involucrados, ya que los tres se han visto beneficiados con el.

“El Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha creado un futuro compartido y una estable y próspera región comercial, cuya eliminación sería ujn retroceso para México y Estados Unidos. La clave para recuperar los empleos perdidos y promover el bienestar de los más afectados por las transformaciones de la economía mundial es la competitividad sin gestaos paternalistas como los de Donald Trump en Estados Unidos”, dijo  textualmente el ex Presidente Salinas de Gortari durante un foro económico realizado en Londres.

La competitividad es una de las bases para la existencia del TLC. No hay que olvidar que antes de 1994 el comercio exportador con Estados Unidos tenía su base en el petróleo. Actualmente el comercio se ha diversificado en productos agrícolas ( aguacates, chiles, tomates), fruta ( melón, manzana, plátano), carne( de res, de puerco, bovina) y cítricos, principalmente limón, naranja y toronja. A ello habrá que agregar los compuestos electrónicos y manufactureros, para automóviles, computadoras, televisores, teléfonos móviles. Lo cierto es que cada dólar de las exportaciones mexicanas contiene 40 centavos de dólar de importaciones estadunidenses, lo que se traduce en mayor empleo en Estados Unidos. Más de siete millones de empleos en los Estados Unidos y tres millones en México dependen de esta intensa relación comercial. Para George Bush, el Tratado de Libre Comercio ha sido benéfico para Texas, que ha aumentado su relación comercial con México en más del ciento por ciento, tomando en cuenta importaciones y exportaciones y es que Texas es el estado de la Unión Americana con mayor número de kilómetros de frontera con nuestro país.

Jaime Serra Puche, artífice en el logro del TLC, considera que “las tres naciones deben sentarse a dialogar del mismo lado, debido a que el regionalismo es una tendencia mundial. Las tres naciones deben de evitar la tentación de imponer medidas proteccionistas dentro de la región”.  Recalca Serra Puche que el mayor riesgo que se corre en este proceso de renegociación es que se introduzcan aranceles porque se perdería competitividad”.

Es más importante, sin duda alguna lo que hagamos en México, que lo que Trump haga en Estados Unidos. Los negociadores mexicanos deben ir ciento por ciento compenetrados en lo que es y  significa para México y para la región el TLC.

Al respecto el ex secretario de Comercio y Fomento Industrial de México señala que México debe: Primero. Asegurarse de no entrar en una guerra de aranceles con EU, que sería un desastre para México. Segundo, México debe establecer reglas claras  de protección a las inversiones y a la propiedad intelectual y,  Tercero, México debe armar proyectos de energía  compatibles en la región, que nos arrojen precios competitivos en gas y electricidad.

Para Serra Puche, igual que para Salinas de Gortari, la competitividad debe ser la base en las futuras negociaciones del TLC.

Carla Hills, negociadora de Estados Unidos en 1993, está convencida de que Trump no tendrá ninguna posibilidad de reelegirse en cuatro años porque si denuncia el TLC se perderían m{ás de cinco millones de empleos en Estados Unidos que están conectados con el comercio con México. Al respecto recordemos que se calculan que son siete millones los empleos que se generan en  Estados Unidos en base al TLC.

Quien difiere de los conceptos anteriores es el ex Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, actualmente ejecutivo de líneas férreas en Estados Unidos,  quien dice que es preferible abandonar el TLC que involucrarse en una mala negociación.

Lo cierto es que el Presidente de Estados Unidos Donald Trump ha bajado su tono de irritabilidad en contra del TLC, en medida en que conversa con sus asesores económicos y van pasando las semanas.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas