.

jueves, 2 de marzo de 2017

Telever, RTV y el cataclismo de los medios veracruzanos

Rogerio Pano y Eloísa Massberg.

Yamiri Rodríguez Madrid

De muchos es sabido el mal momento que atraviesan los medios de comunicación en el Estado de Veracruz.  La debacle inició en el negro sexenio duartista, cuando se dejaron de pagar los millonarios convenios y se tuvo que recortar la nómina y, después, los más débiles cerrar sus puertas.

Llegó el panismo al gobierno y, aunque muchos creían que por el ser el nuevo titular del Ejecutivo Estatal un personaje mediático habría por lo menos un borrón y cuenta nueva con eso de la facturación pendiente, lo cierto es que la llave está cerrada para todos los medios de comunicación.

No sólo no hay spots de radio y tv gubernamentales desde hace tres meses, ni siquiera hay boletines; uno o dos, cuando bien nos va, pues no hay un interés por llenar los medios con el clásico boletinazo.

Basta con echar un ojo a otras administraciones estatales panistas, como la de Javier Corral en Chihuahua, quien desde el primer día dejó en claro que no habrá convenios para nadie, pues no necesita de los medios.  Y nuestro vecino estado de Tamaulipas está por las mismas: 5 meses de sequía. Súmele que son escasos los medios de comunicación que saben sobrevivir con éxito sin el convenio gubernamental, como la XEU y Notiver.

Han sido ya varios los medios que cerraron sus puertas: Diario AZ en el Puerto de Veracruz, lo mismo que El Heraldo en su edición porteña; bajó la cortina Marcha, el portal RadioVer, El Águila de Veracruz, Punto y Aparte y el caso más icónico sin duda alguna, el despido de los conductores de Telever, Rogerio Pano y Eloísa Massberg.

Hace casi 20 años conocí al titular estrella de los noticieros de la repetidora de Televisa en Veracruz.  Soberbio, petulante, estaba en su momento.  Una colega periodista me dijo que lo buscara, pues una de las conductoras de la emisión matutina había renunciado y buscaban quien la sustituyera.   Al acudir a la entrevista me dijo que no me podrían pagar, pues Telever era una ventana –debí agradecer que no me cobrara por querer salir a cuadro.  Pero la ventana se empañó.

En ese tiempo, Bazar del Hogar, con el difunto Joe de Lara y su club de la UVA como se hacían llamar (Unión de Viejas Argüenderas), eran los que mayor rating tenían y, por ende, mayores ingresos generaban, es decir, era el programa que pagaba la nómina de todo el canal, cuando aún se tenían los privilegios de bono para vestuario, apoyo para estudiar o colegiaturas de los hijos y muchas otras canonjías más.

Pasarela, con Nacho Gómez y los noticieros, eran otros de los programas estelares. Si el gobernador en turno quería colar una información, le daba la primicia a Telever. En prácticamente todos los hogares veracruzanos se veía dicho canal.

Pero la competencia creció, los contenidos no se actualizaron y el consumo de medios de la gente cambió.  El resultado todos lo vimos este viernes.

Lo cierto es que la experiencia de Rogerio Pano no debería ser desperdiciada, sobre todo cuando el canal estatal, Radio Televisión de Veracruz (RTV), está agonizante, pidiendo a gritos desesperados un cambio. El conductor acapulqueño sería un buen director, pues conoce un canal de televisión desde las entrañas, creció y maduró en él.  RTV no está ya para emprimo.

El tiempo dirá…

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas