.

lunes, 6 de marzo de 2017

La Cueva de la Hidra / ¿PRI: regreso al pasado?

Margarita Jiménez Urraca

Hace 88 años se funda el PNR, después PRM y finalmente PRI, partido que ha acompañado a México durante casi un siglo. Hoy este partido se debilita, se desdibuja. El 4 de marzo de 1928 bajo la visión modernizadora de Plutarco Elías Calles lograría crear la institución política que integraría los muchos cacicazgos locales que pacificaría al país y crearía las instituciones que estuvieron por encima de los intereses de grupos y dieron pie al México estable, por décadas, en búsqueda de la justicia social. Hoy, a casi 90 años, el PRI se fragmenta, los priístas se van, no se ven en el partido que hoy los representa, se vive la indefinición ideológica. En tiempos de pragmatismo, los “hacedores de milagros”, los líderes mesiánicos y la falta de dirigentes de gran calado, propician juegos de artificio sin programas. Hoy, viejo el PRI, viejos muchos de sus priístas, se busca un líder fuerte para renovar su dirigencia. No basta. Se apuesta a que un nuevo Comité sea suficientemente vigoroso para enfrentar el 2018 y los riesgos que vienen, pero no se ve con qué ni con quienes. La sociedad ha mandado al PRI al tercer lugar de sus preferencias, la que ha dejado de creer también en otros partidos.

Las glorias de ayer no le dicen nada al priísta de hoy que se siente olvidado, mucho menos a las nuevas generaciones. La realidad cambió, el régimen de partidos está tocando a su fin, los escándalos de corrupción y la falta de representación lo han desbarrancado, las pérdidas de gubernaturas y otras posiciones, el año pasado, así lo constatan. No hay una propuesta nueva para una sociedad que no se reconoce en el pasado y va la búsqueda de soluciones posibles, consecuentes con el horror que viene del norte y las realidades del resto del mundo.

¿Los priístas de base esperan algo de su partido?, ¿los priístas de la cúpula están satisfechos de su instituto político?, ¿unos y otros son consecuentes con su partido, su sociedad y su tiempo?
En 1928, fecha de la fundación del PRI, el padrón de votantes era de 4 millones, sólo hombres, hoy, en 2017, es de 86 millones, de los cuales el 52 por ciento son mujeres.

Los intereses se están agrupando de manera diferente, por comunidades con propósitos específicos, y los grupos, visibles a través de las redes sociales, influyen, determinan. El poder monolítico pertenece a la prehistoria y es imposible, los corporativismos una ficción. Es hora de enfrentar los desafíos.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas