.

martes, 21 de marzo de 2017

La Cueva de la Hidra / La Reforma, de los motivos y los intereses

Margarita Jiménez Urraca

En el Siglo XIX, un grupo de intelectuales y abogados liberales de la época se abocaron a darle a México un Proyecto de Nación, democrático y liberal, apoyado en un cuerpo de leyes que favorecieran la creación de instituciones modernas, representadas en un sistema republicano, cuyos principios fueran la libertad, el derecho a la propiedad, al trabajo y la libre empresa, todo ello con el propósito de impulsar el progreso del país en un régimen laico donde se desamortizaran los bienes de la Iglesia.

Las Siete Leyes Orgánicas de Ignacio Comonfort, los trabajos de la Reforma Liberal de Juan Álvarez, la convocatoria a un Congreso Constituyente en 1857, así como la Ley Lerdo integrada por un proyecto de Constitución con 8 títulos y 120 artículos, y las leyes promulgadas por Benito Juárez, llamadas de Reforma, darían a México una posición entre las naciones de Estado moderno, con un Poder Ejecutivo, un Legislativo y un Judicial, lo que produciría reacciones encontradas porque se tocaba al clero y a los intereses preponderantes ¿le suena? Todo ello no gustó nada a la gran burguesía, a la iglesia y a los políticos conservadores de la época –hoy se les llamaría grupos de interés-.

El 5 de febrero pasado se publicó en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México la Constitución de la CDMX, la que al igual que la de 1857 es laica, reconoce un fenómeno propio de este tiempo, las migraciones de la nación y otros países, la organización cívica, autónoma de los vecinos de la ciudad, además de establecer que la ciudad pertenece a sus habitantes y es un espacio civilizado, ciudadano, laico y habitable en que se dará la libre manifestación de las ideas. La Constitución de la CDMX hoy es impugnada por la Presidencia de la República en 18 artículos, la PGR en 39 preceptos, el Senado de la República, el Tribunal Superior de Justicia, la CNDH en 39 artículos y los partidos políticos como Morena y el Panal, cada uno por razones diferentes.

Este lunes 20 se “descansará” como se ha establecido por el 21 de marzo, aniversario del nacimiento de Benito Juárez, luchador, político y Presidente de la República, de la generación de “La Reforma” cuyo legado es un Estado  moderno, republicano, laico.

La celebración de muchos se hará seguramente con unas “chelas”, o se incorporan al desfile de la primavera, sin pensar en el legado Juarista.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas