.

viernes, 17 de marzo de 2017

Cañazos / Cien días de gobierno de Yunes

Arturo Bárcena Bazán

Son ya cien días los que tiene gobernando, sí gobernando,  Miguel Ángel Yunes Linares el estado de Veracruz. Cien días que se dice fácil pero que han sido sumamente difíciles por la oposición que ha enfrentado el aliancista panista-perredista.

Como lo ofreció durante su campaña electoral ha tratado de limpiar el cochinero que dejó su antecesor Javier Duarte de Ochoa, a quien ha señalado como corrupto, que se enriqueció enormemente con el dinero del pueblo veracruzano, no solo él sino su esposa, parientes y varios funcionarios de su administración.

Yunes Linares ha hecho las denuncias  correspondientes ante la Procuraduría General de la República, que ha indicado en voz de su titular Raúl Cervantes, que se investiga, que ya se puso en vigor la ficha roja  de la Interpol para dar con el paradero del prófugo ex mandatario, que forma parte de los priistas que se mantienen en libertad, mientras el panista Guillermo Padrés ex de Sonora, permanece preso, sujeto a proceso.

Durante el gobierno de Yunes Linares se incautaron en el rancho El Faisán,  del municipio  Cuitláhuac, colindante con Córdoba, la tierra de Javier Duarte, 80 mil litros de gasolina, almacenados en cuatro autotanques. También se decomisaron 58 pipas, de las cuales 38 tenían reporte de robo y 14 tenían los números de serie remarcados, según informó el fiscal veracruzano Jorge Winckler Ortiz El propietario de El Faisán es un ex funcionario del gobierno del gordito Duarte de Ochoa. Por estar en investigación se omitió dar el nombre. Pero así se las gastaban en el gobierno de Duarte, robo, peculado, ordeña de los ductos de Pemex, todo con la mayor impunidad, impunidad de la que goza hasta estos días.
A Duarte se le han incautado varios inmuebles, obras de arte, dinero en efectivo pero todo ello lo da por bien entregado mientras siga gozando él, su esposa Karime y sus parientes cercanos, de libertad al amparo de la impunidad que se da en este México nuestro.

Quien la va librando, según parece, es el también ex gobernador Fidel Herrera, quien ante las denuncias en su contra prefirió dejar el consulado de México en Barcelona y hacer frente a los supuestos ilícitos de que  se le acusa y que no le han podido probar.

El gordito Duarte, según Yunes Linares, no se conformó con maicear a los medios de comunicación, en los que según se comentó en su momento gastó una fortuna, sino también, según Yunes, le alcanzó para dar dos millones y medio a miembros del Partido Morena, lo que le acarreó críticas del parte de Andrés Manuel López Obrador. Por lo pronto, como acostumbra, la PGR anunció que junto con la Fepade ya  se investiga si Morena recibió dinero del ex gobernador veracruzano, quien está corriendo con mejor suerte que Joaquín “El Chapo” Guzmán, pues ni la PGR ni la Interpol han logrado ubicarlo.

La labor de Yunes Linares en estos cien días de gobierno ha sido cuesta arriba, pues recibió una entidad sumamente endeudada, sin ingresos y sí con muchos pagos pendientes, una entidad donde la corrupción, la impunidad, y el robo sentaron sus reales.

El gobernador se vio obligado a solicitar a la Secretaría de Gobernación, al Ejército y a la Marina Armada de México su apoyo para detener la ola de secuestros, feminicidios y en general la inseguridad pública que le heredó su antecesor en el cargo.

A paso lento, pero seguro, Veracruz va caminando hacia adelante.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas