.

viernes, 3 de marzo de 2017

Ante cambios al TLC se debe impulsar la economía rural

En la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el gobierno federal debe impulsar un plan de sustitución de importaciones y modificar la política de producción nacional de maíz, en la que participen los pequeños productores, expresó Federico Ovalle, secretario general de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC).

Refirió que en 23 años de vigencia del TLCAN, “han sido muchos los perjuicios que enfrentamos como la pérdida de seis millones de empleos en el campo y 3.6 millones de hectáreas que se dejaron de cultivar por falta de rentabilidad”, expresó.

Se requieren, abundó, políticas públicas internas para desarrollar la economía rural y producir los alimentos que requieren los mexicanos.

“Necesitamos hacer crecer la economía interna y no depender de los vaivenes de la política internacional o de las ocurrencias de desquiciados como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump”, expresó.

Importaciones. Destacó que los productos de origen agropecuario importados de Estados Unidos son maíz, que representa aproximadamente 15 por ciento del valor total de las compras agrícolas de México; sorgo, el 12 por ciento; semillas de soya, 11 por ciento; carne 5 por ciento y leche en polvo, 3 por ciento.

La alimentación de los mexicanos, abundó Ovalle, se basa en el consumo de chile, frijol, jitomate y maíz, y en el caso de éste último, el consumo ha aumentado, en los últimos cinco años, nueve por ciento en promedio anual.

Las importaciones de maíz, añadió, se han ubicado, desde el año 2007, en 12 millones de toneladas de maíz; también se  importa el 96 por ciento de la soya.

México, remarcó Ovalle, debe disminuir las importaciones y producir sus principales alimentos, además de sacar el capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio, además de diversificar las compras del exterior en otros países.

Fuente: La Crónica.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas