.

lunes, 13 de marzo de 2017

Adiós a Gela Frutis

Yamiri Rodríguez Madrid

Entre rollos y cámaras Gela Frutis aprendió de su padre, Don Humberto, el negocio de la fotografía así como la pasión por el trabajo, pero sobre todo le heredó el “don de gente” y la filantropía.

Arquitecta de profesión, supo combinar todas sus facetas: empresaria, esposa, hermana, tía y amiga, lo que le valió ser una figura reconocida en Xalapa así como una lideresa en su ramo.

Don Pablo Frutis fue quien inició Foto Frutis.  A su muerte, su hijo Humberto, de trece años, y su viuda, Lola Arguello, se hacen cargo de la tienda.  El resto es historia de todos conocida: una empresa familiar que de generación en generación prosperó.

Gela Frutis aprendió bien de su padre el tejemaneje de la tienda, sin embargo, decidió estudiar Arquitectura y logró forjarse una vasta trayectoria profesional: Tan sólo durante la administración del gobernador Rafael Hernández Ochoa trabajó en la entonces Dirección de Obras Públicas y años después, tras su regreso de Londres –en donde estudió una maestría en Planificación Urbana-, fue la primera mujer en ocupar la Dirección de Asuntos Ecológicos del Estado, equiparable ahora a la titularidad de una secretaría de despacho.

Ese cargo la llevó a ser subdelegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), aunque, por voluntad propia, fue la última encomienda pública que ocupó debido al cansancio de su padre.

Así, tomó las riendas del negocio familiar con éxito: fungió como vicepresidenta de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Xalapa, pero además se dio  tiempo para seguir la labor altruista a la que su padre le dedicó su vida entera.

Fue vicepresidenta del Consejo Regional Adopte una Obra de Arte, miembro del Patronato Casa Hogar del Niño Xalapeño y del Casino Xalapeño.

Rodeada de las fotos de sus seres queridos –sus padres, su esposo y sus sobrinos-, recordaba cuánto hizo su padre por la ciudad, aunque jamás quiso ser alcalde de esta, y aseguraba que si bien ella era conocida en Xalapa, era por la filantropía de su padre.

“Mucha gente ha llegado a contarme que mi padre les regaló la primera cámara fotográfica para irse a tomar un curso a Europa, o que cuando eran niños les regalaba juguetes”.

Pero los vaivenes de la economía nacional hicieron que las ventas en la capital del estado disminuyeran de manera considerable, esto en gran parte ocasionado por el crecimiento de la competencia, por lo que el negocio cerró.

Este fin de semana se fue una mujer querida y respetada en Xalapa, que luchó por su ciudad, por rescatar parte de su historia.

Descanse en paz Gela Frutis…

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas