.

viernes, 3 de febrero de 2017

Mirando a Fondo / Pegarle donde les duele. En el bolsillo

Víctor González Avelar

ENTRADA.- Nos dice la experiencia humana que no hay peor dolor que el dado al bolsillo del pantalón. A un individuo podrán arrastrarlo, golpearle en la cara, quebrarle una pierna, aniquilarle una rodilla o causarle cualquier herida grave y traumatizante, pero nunca la considerará tan doloroso como un golpazo a su bolsillo.

Y es que los garrotazos que afectan la bolsa de las personas son de lo más enojosos y frustrantes que puede sufrir un individuo, cosa que viene desde que el mundo es mundo.

Somos los seres humanos tan generalmente irracionales, que hasta respecto de los achaques de salud que ocasionalmente nos puedan llegar a afectar, inocentemente pensamos que serán resueltos de una u otra manera y sin mayor problema; pero en tratándose de mermas o perdidas económicas la reacción humana la mayoría de las veces raya en lo irracional y desproporcionado.

SOPA.- Todo esto viene a colación con motivos  de la problemática que el enfermo mental que habita la Casa Blanca ha planteado a México, a Europa y al  mundo entero.

Todos los mexicanos nos preguntamos (el gobierno también) ¿qué podemos o debemos hacer para detener al orate chivo en cristalería que vive en las colinas de Washington?

Primeramente podríamos instrumentar vía las redes sociales de allá y de acá, una guerra de “memes” para desenmascarar y anular la serie de órdenes ejecutivas y tonterías que ha venido dictando ese loco, en perjuicio de México y de los mismos Estados Unidos de Norteamérica.

Eso puede hacerse; pero también pondríamos ponerlo de rodillas, si dejamos de consumir los producto que tenga la marca de haber sido hechos en los Estados Unidos (excepción de refacciones y maquinaria necesaria para la planta  productiva).

Considero que el boicotear a los grandes almacenes extranjeros que operan en México, tendría pocos efectos favorables y si muchos desfavorables para nuestra planta productiva, toda vez que en esos “supers” se venden miles de productos hechos en el país y poco norteamericanos. Por lo que cualquier boicot en ese sentido dañaría más a la planta productiva mexicana que a la gringa.

Pero lo que si les dolería, seria nuestra ausencia como turistas y compradores en toda la franja fronteriza.

PLATO FUERTE.- El día de hoy me recibí dos fotografías que aumentaron mi confianza de que a la larga ganaremos la partida al orate de la Casa  Blanca.

En la primera fotografía se puede ver la garita de entrada a Macallen en Texas, totalmente limpia sin ningún automóvil pretendiendo cruzar la línea. O sea, ¡no hay un solo automovilista mexicano tratando de gastar su dinero e la USA¡

La segunda foto es en el interior del restaurante Lubbis, el conocido comedero en donde los mexicanos usan desayunar y comer después de hacer sus compras. En la fotografía se puede ver al restaurante totalmente vacío sin ¡un solo cliente¡ cuando en el próximo pasado estaba siempre lleno de clientes mexicanos.

He ahí una de las claves: Si los mexicanos dejamos de ir a comprar a los comercios y servicios turísticos ubicados al otro lado de la frontera (desde Tijuana a Matamoros Tamaulipas), pondríamos en quiebra los miles de comercios que hasta el día de hoy se han creado y sostenido con los dólares que nosotros, millones de mexicanos, hemos gastado históricamente en los comercios fronterizos de la unión americana.

POSTRE.- Como se podrá ver, si hay acciones que podemos hacer cada uno de nosotros; pero hay otras que no nos retribuyen ningún resultado. Empeñarnos únicamente en los chistes, chistoretes, ingenio humorístico o insultos al loco, realmente en nada nos  beneficiará.

Necesitamos actuar con medidas inteligentes que nos den resultados reales y que en verdad si lesión la economía de nuestro vecino.

DIGESTIVO.- Es necesario tomar muy en serio las agresiones del orate y estar muy conscientes de que realmente pretende destruir nuestra ya de por si precaria economía. No se trata de haber que pasa. Está en juego nuestra sobrevivencia como nación libre y soberana. Entonces, actuemos entonces en consecuencia.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas