.

lunes, 13 de febrero de 2017

La Cueva de la Hidra / La Juanita de Andrés

Margarita Jiménez Urraca

Delfina Gómez ha empezado a hacer campaña adelantada para gobernar a los mexiquenses, una vez que la destapó Andrés Manuel López Obrador ungiéndola como “Promotora de la Defensa de la Soberanía Nacional en el Estado de México”, acompañada en las giras, en los medios de comunicación, en las redes sociales por López Obrador. Con cartas credenciales que comprueban su origen, haber sido maestra y ex presidenta municipal de Texcoco con estudios superiores en el TEC de Monterrey, aspira a gobernar el Estado de México, un coloso que requiere de un o una gobernante del tamaño de la entidad para enfrentar los problemas más complejos del país, en una dimensión nueva, más los que se arrastran de otro tiempo y los de la era Trump.

Veo el folleto de “precampaña” de Delfina y advierto una pieza de comunicación que no responde al tamaño del desafío, saturada de texto, fotos, abrazada por Andrés, sí, el Peje, él mirando a un lado y ella a otro. Se parecen tanto a lo que rechazan que podrían pasar por el alma mater que los vio nacer: el PRI. Es increíble la frase de batalla, “Para un mejor estado caminemos juntos”, frase larga y poco memorable que hubiera firmado casi cualquier candidato de cualquier partido. Sólo le interesa dar su mensaje, no escuchar lo que tienen que decir, reclamar, exigir los mexiquenses.

Ya pasó en las otras entidades y años en que AMLO hizo la campaña para otros, sólo que ahora debieran contabilizarse como gastos anticipados de la campaña presidencial, porque él tan campante, llevando de la mano a sus Juanitos y Juanitas, fieles seguidores del iluminado señor que el día de mañana seguirán su doctrina o ideología hasta el límite de lo que el Estado de México y el país resistan.

La maestra Delfina, sin duda, tiene sus merecimientos pero someterá su programa a lo que dicte el “Mesías Tropical”. De ganar, la maestra Delfina se convertiría en el apoyo fundamental de AMLO para su campaña, en materia de recursos, de personas y mucho más, además de arraigar los programas sociales desde su visión asistencial y retroceder en temas de inversión y desarrollo, muy probablemente.

Y, desde luego, las políticas metropolitanas y la necesaria coordinación conurbada con la CDMX se tensaría hasta la afectación ciudadana, tanto como la relación con el Congreso Estatal y con el Poder Judicial, a los que tendrá que respetar, así como a los otros partidos. Si gana MORENA, lo que sigue será la política dictatorial de AMLO, la que ya conocemos.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas