.

lunes, 13 de febrero de 2017

En las Nubes / La utopía

Carlos Ravelo Galindo

(Uno de dos)

Pensamos que debíamos compartir con todos ustedes, este inspirado mensaje que recibimos de uno de los lectores de nuestro trabajo.
                                                                                                 
Es un escrito hermoso y esperamos que lo disfruten tanto como nosotros.  Por supuesto, no obstante, por su mismo entusiasmo, y porque muchos hemos tenido diversas experiencias, aplaudimos a quien nos  envía esta perfección de vida: Vaya, una utopía. Integro.                                                                                               
“Mi nombre es Fernando y he sido lector de esta página por algunos años. Siempre quise escribirles una carta sobre la vida, ya que he visto que hablan mucho de cómo lidiar con los problemas de la edad.
                                                                                           
Tengo 83 años, y no entiendo por qué las personas se quejan sobre el hecho de envejecer. Para mí, cada década de mi vida me ha enseñado algo.
                                                                                            
Intenté hacer esto como una pequeña historia, pero mejor lo diré tal cual es. Así es como, personalmente, he amado cada década de mi larga existencia.
                                                                                                      
Mi primera década de vida (1-9 años)  
                                             
No recuerdo mucho sobre mis primeros años de vida, pero puedo ver el amor que mis papás me tenían cuando era un pequeño.  El amor que brillaba en sus rostros como hogueras, y que me calentaba a medida que crecía. Mis primeros recuerdos son esa calidez, protección y confianza ciega. ¡No es una mala manera de comenzar el camino de la vida!                                                                   

De los 5 a los 10 años, recuerdo  mis primeros límites, y descubrir mis primeras limitaciones físicas como correr, saltar, sentir y llorar.  
                                                                                                   
Aprendí a experimentar la emoción pura de un anhelo, y descubrir sin miedo lo que un cuerpo joven es capaz de hacer.                

Fue un tiempo de magia y preguntas. Como cuando las leyendas urbanas parecían ser tan ciertas como el sol encima de mí, y las casas vacías eran cazadas por fantasmas del pasado, que esperaban devorar a los niños pequeños que no hacían caso.
                                    
La magia estaba en el mundo, y yo era una parte de esa sensación mística. Me encantó.

 En la segunda década de mi vida (Entre los 10 y los 20)

Se podría decir que me convertí en quien soy en mi interior, en lo que compone mi yo adolescente. Me recuerdo que al mirar  por la ventana, hace  preguntas sobre la vida y traté  de hacer que todas las piezas del rompecabezas encajen en mi mente. Soñé con grandeza, riqueza y fama. Sentí la primera aceleración de mi corazón a los 12 años, mientras miraba a un par de ojos azules como el mar a través del aula de Séptimo Grado.

Mi corazón se rompió por primera vez a los 14 años, pero encontré el verdadero amor a los 17 años, y lo perdí antes de los veinte. Todavía pienso en ella a veces, preguntándome qué hubiese pasado si hubiésemos tomado otro camino.  Sin embargo, estoy contento con lo que elegí.                                                                    

Aprendí a valorar la amistad sincera, y a conocer el sacrificio y el compromiso que requiere una verdadera amistad.                                

Aprendí que esto tiene un valor enorme, y que ser leal con un amigo es un motivo para estar orgulloso. Aprendí los rudimentos de ser un hombre durante esos años - cómo respetar a mis mayores y dar asistencia a las personas más débiles que yo.                                    

También aprendí la importancia de proteger a mi familia y su buen nombre. Aprendí a ser amable con los extraños, es decir, a menos que tuvieran motivos ocultos. Estas lecciones fueron las que me definieron.                                                                                                  

Durante mi tercera década (Entre los 20 y los 30)                              

Me convertí en un hombre. Trabajé más duro que antes, no porque alguien me lo dijera, sino porque quería construir mi propia vida.
                                                                                                      
Descubrí cuán fuerte es tener una motivación para trabajar por mis propios sueños y mis propios fines. Encontré el verdadero amor por segunda vez, y esta vez se quedó. Nos casamos antes de que yo tuviera 25 años, y fui el hombre más feliz del mundo.                                   

No solo encontré satisfacción en el trabajo, sino que también descubrí la gran ambición que me conduce hacia delante. Trabajé duro y me quejé algunas veces, pero puedo decir que nunca me rendí.  Lo más importante, cuando llegué a los 30 años, ya había construido mi posesión más preciada - mi familia. Mi esposa y tres hijos. Dos niñas y un niño.

Las cuatro personas por las que moriría si tuviera que hacerlo, y también las personas por las que vivo. Ellos no son perfectos, pero nunca se me ocurriría sustituirlos por nadie en el mundo. Miro a mis hijos a medida que descubren el mundo, como lo hice yo hace 20 años, la sensación de que la prisa de la primera década de la vida real. Mañana seguimos.                                        

craveloygalindo@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas