.

martes, 21 de febrero de 2017

Con Valor y Con Verdad / Su ventilador cerca de los retretes

Gustavo Rentería*

Las elecciones sirven para confrontar, para debatir ideas, para ampliar las diferencias de proyecto de país y para que en la lucha democrática los partidos accedan al poder.

Siempre he estado a favor de la libertades para que cada quien exponga sus puntos de vista; todos, sin excepción deben tener su espacio para defender sus ideas.

Quienes me conocen saben que me gusta la discusión inteligente, la esgrima mental y lo apasionado que soy para defender lo que pienso.

Como periodista, y como hijo de periodista siempre defenderé que cada quien publique en cualquier medio y diga a través de los canales tradicionales y los llamados nuevos, lo que desee.

Claro, las mentiras, el rencor y las falsedades no caben en nuestro ejercicio diario. Así, debería de ser. Lo otro se llama negocio, y es una maquinaria perversa para expandir el miedo y promover la ignorancia.

Pero como lo he dicho, en múltiples foros, prefiero los excesos que los intentos de censura. Si algo ha aprendido nuestra sociedad es a diferenciar a los comunicadores mercantilistas a los verdaderos reporteros. Si algo nos ha dejado nuestra historia es saber distinguir quién es quién en la política y quién es quién con una pluma, con un espacio en los diarios, con un micrófono y con pantalla.

Pero a pesar de que me declaro defensor del debate de las ideas y que cada quien diga lo que quiera, debería el ex presidente Calderón, su esposa Margarita, el líder de Morena, los aspirantes y suspirantes del tricolor y todo aquel que posea una responsabilidad pública o puesto de elección popular a reflexionar sobre la polarización que provocarán.

Sabemos lo que está en juego, y comprendemos que muchos millones están enojados con lo que pasa en sus municipios, estados y el país mismo, pero creemos que es momento de que muestren su tamaño ante la terrible y vulnerable situación internacional que vivimos.

¿Cómo, el autor de este texto se está contradiciendo? ¿Primero dice que cada quien diga lo que le plazca y después que se mesuren? Sí, efectivamente.

Si bien queremos que las próximas elecciones y en la discusión diaria cada quien nos informe que carretera desea pavimentar para salir de nuestros problemas, invito desde esta humilde trinchera, a que los líderes sociales nos convenzan por el camino de la razón, de las propuestas y del listado de soluciones que ofrecen ante nuestro gran cúmulo de problemas.

La guerra sucia y la acusación sin sustento es proporcional al tamaño de la inseguridad del contendiente; por eso, debate, confrontación, guerra de ideas y batalla de inteligencias. Yo propongo que reprobemos desde ahora que nos manchen con su ventilador de gran velocidad, que siempre ponen muy cerca de los retretes.

* Periodista, editor y radiodifusor.

@GustavoRenteria
www.GustavoRenteria.mx

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas