.

martes, 14 de febrero de 2017

Comentando / También el sector sindical cimbra al Sistema

* Romero Deschamps, sobra y estorba

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com 

Mientras el gobierno peñista trata de rescatar lo irrescatable: credibilidad, confianza, representatividad, orgullo y respaldo, por sus erráticas políticas diplomática, económica, financiera, etc. que lo tiene al borde de la ingobernabilidad, la sociedad sigue viendo y padeciendo un sexenio fallido, en donde, a estas alturas, la mayoría de los miembros del gabinete legal y ampliado, de plano, no pelan a su Jefe. Cada integrante ya quiere que se termine la gestión 2012/2018, para “saltar” a otro hueso y olvidar la administración del mexiquense, que cobra factura a una presidencia hechiza, mediática, armada desde los foros de Televisa.

Sin temor a equivocarme, este sexenio priista (falta 1 año 9 meses) es de simulación, de errores imperdonables, vergonzosos, en los que prometió cambiar al México panista (Fox, Calderón), y no cumple, pues su impreparación, incultura, improvisación, ocurrencias, debilidades, indiferencia y la deshonra a su palabra (te lo firmo y te lo cumplo), lo hicieron caer en el abismo de la corrupción (Casa Blanca de Las Lomas, Javier Duarte, César Duarte, Rodrigo Medina, Humberto Moreira, Roberto Borge, Luis Videgaray, Virgilio Andrade, Carlos Romero Deschamps, etc.), complicidad (Casa de Malinalco, Ixtapan de la Sal), impunidad, (Javier Duarte de Ochoa, Romero Deschamps,  Lorenzo Córdova, Basilio Badillo, Navarrete Prida, Arely Gómez, Murillo Karam), de la que nunca se levantará, que será el estigma por el resto de su vida.

Pero el tema central, de la entrega, no es lo que todos conocemos y padecemos, sino retomaré una de sus pecados capitales: la corrupción, de la existen pruebas suficientes para no sólo destituir, sino encarcelar al indecente y protegido del Sistema, el Senador del PRI (por Tamaulipas) y líder espurio de un Sindicato extinto. Se llama Carlos Romero Deschamps, quien desde hace 23 años al frente de esta cosa STPRM, ha sido “la caja chica” de los gobiernos priistas y dos panistas, para sus intereses personales y partidistas.

A ciencia y paciencia de los expresidentes priistas de México, Carlos Salinas der Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, de los panistas Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa, repitiendo con el tricolor Enrique Peña Nieto, el Senador se ha eternizado en el cargo, pese a que los estatutos del Sindicato sólo permiten una reelección, pero las complicidades del Sistema le han dado potestad hasta 3 repeticiones, por los intereses económicos… y todo lo que sabe de los gobiernos cómplices, que lo hace “indispensable” y está blindado “para que no hable”.

Sin embargo, los más de 130 mil trabajadores de base de la Empresa Productiva del Estado (antes Pemex) están hartos, indignados y… lo que sigue, de las corruptelas, raterías y entreguismo del líder a la Empresa y al Gobierno, por lo que exigen, legalmente, el desconocimiento, detención y juicio penal (por conflicto de intereses, lavado de dinero, corrupción, fraude, y lo que resulte) pues existen pruebas documentales ya entregadas a la PGR, por el Frente Nacionalista Petróleo, Energía y Aguas SC, que agrupa a trabajadores jubilados, pensionados y activos, que desconocen la representatividad sindical de Romero Deschamps.

Pese a haber entregado las pruebas y dichos en contra del priista, las autoridades federales, PGR, STPS, EPE (ex Pemex), JFCA, Gobernación, SENER hacen caso omiso (omisas y cómplices), dan largas o resuelven en favor del impune, por lo que queda de manifiesto el blindaje oficial al denunciado.

El historial negro de Romero Deschamps no sólo comprende su persona, sino la colusión con su partido el PRI, de desvíos económicos (con dinero de las cuotas de los trabajadores sindicalizados) para actividades de campaña electoral en el año 2000, al PRI y su candidato presidencial, Francisco Labastida Ochoa, por mil 500 millones de pesos, documentado y comprobado, dinero que jamás regresó a las arcas de los trabajadores del entonces Pemex.

Y la más vergonzosa actitud, miles de veces denunciada nacional e internacionalmente, el despilfarro de dinero de los trabajadores sindicalizados, de sus hijos  Paulina y José Carlos, quienes impunemente se pasean por el mundo, adquieren autos de lujo, departamentos exclusivos en Miami, visten, calzan, se atuenden con artículos de marca en las mejores boutiques de Estados Unidos y Europa; además de que alimentan e hidratan a sus mascotas inglesas con champaña y caviar, en suites y aviones rentados en tours privados.
Bueno, los 23 años de “reinado” (porque eso es, un rey sindical, más que secretario general) le han permitido hacerse de 3 yates de lujo, el “Indomable”, “Guly” y “Güero” cuyo costo total es de… ¡4.5 millones de dólares!... pero no sólo eso, los bienes raíces adquiridos por la familia Romero Durán, son una mentada de madre, para los más de 50 millones de pobres y pobres extremos del país. Los inmuebles de esta caterva tienen un valor actual de 7.5 millones de dólares.

Falta más. José Carlos, no se ha conformado con poco, el vástago de Romero Deschamps, colecciona autos exclusivos, que sólo pueden adquirir distinguidos miembros de las marcas, (por invitación o sociedad). Los coches de superlujo son Enzo Ferrari y Lamborghini –el primero cuesta dos millones de dólares, el segundo 500 mil dólares–, fueron regalados a su Junior, gracias al  imperio financiero del insaciable dirigente sindical.

Detrás de este insultante panorama, está el mundo de corrupción en el que se mueve el Senador priista por Tamaulipas. Ejemplos: en 2002 (año en que se descubre el famoso Pemexgate, dinero del Sindicato al PRI y Labastida Ochoa), Romero Deschamps y Ricardo Aldana, compinche en la representación laboral, recibieron del Director General de Pemex, Rogelio Montemayor Seguy, mil 680 millones de pesos que desviaron y nunca se recuperó. Acto considerado delito de peculado y de uso indebido de atribuciones en contra de Montemayor, del cual Romero salió “ileso”. Sólo crucificado mediáticamente, y sigue tan campante.

De esa millonaria cifra, acusa y prueba, el Frente Nacionalista Petróleo, Energía y Agua, SC, cuyo Presidente es Raúl Romero Maldonado, trabajador jubilado, 390 millones de pesos, salieron del país, que por ser un acto ilícito (no reportado a los sindicalizados, a Hacienda, a la PGR, a las autoridades bancarias) configura el delito de lavado de dinero. Nada le sucedió y del dinero sólo sabe él en dónde está.

Cuánto tiempo más, el Sistema oficial, representado por la Secretaría del Trabajo, Los Pinos, Gobernación; el propio PRI mantendrá a Romero Deschamps al frente de una representación laboral que ya no lo quiere, que ha demostrado corrupción e impunidad. Que ha saqueado no sólo las arcas del Sindicato, sino de la Empresa Productiva del Estado, (porque ésta sigue firmando el CCT con él, mantiene financiamiento, cuotas y bonos), sino avergonzado con sus actos, imagen y trampas al gremio del sector más importante de México, el petrolero.

Dicen los enterados, y no lo discuto, por lo anteriormente expuesto, el gobierno peñista mantendrá (en dónde está, Sindicato y Senado, por el Fuero Constitucional) a su abastecedor ilegal de recursos económicos, hasta después de las elecciones federales de 2018, porque sin el dinero de “la caja chica” del PRI y del Sistema, no tendrían para financiar las campañas electorales de 2017 en el Estado de México, Nayarit y Coahuila.

Más aún, el PRI necesita (aunque va a perder) mucho dinero para la “madre de todas las elecciones”, la presidencial y legislativa (diputados y senadores) en 2018 y quien mejor que las cuotas de los trabajadores petroleros que regentea Carlos Romero Deschamps.

Pese a estas denuncias legales como la del Frente Nacionalista, y la exhibición mediática que se hace de las raterías del Senador, el gobierno peñista hace mutis, ignora, desoye. No interviene para eliminar uno de tantos escoyos que hacen su sexenio fallido.

No sabe escuchar, ler –diría Nuño- (leer), entender, observar el descontento social que priva hoy. Primero por la deshonra a su palabra, por su tibieza ante Donald Trump, por la estela de corrupción e impunidad en que se mueve su administración. Sus colaboradores no actúan; lo han dejado solo.

El relevo en el Sindicato de la EPE ya existe, ya entregó a las autoridades responsables los documentos para su ascensión a la Secretaría General del nuevo Sindicato, se llama Eliel Flores Ángeles, sólo falta la Toma de Nota, por parte de la Secretaría del Trabajo, y aunque desde Los Pinos salió el Oficio para que Alfonso Navarrete Prida, legalice el acto, éste ha desobedecido, no hace caso a su Jefe, por estar distanciado, molesto, indignado, porque no le dieron la candidatura del PRI, al gobierno del Estado de México.

Navarrete Prida, viola su responsabilidad pública, por la que protestó ante Peña Nieto, antepone intereses personales y políticos, a los constitucionales.

Lamentable que por pleitos personales un relevo legal en el Sindicato de las Empresas Productivas del Estado, esté detenido hace más de 1 año y medio. La razón queda ampliamente expuesta aquí y ahora
Reacciona Enrique Peña, asume tu responsabilidad constitucional y da el manotazo en la mesa, como Jefe de Estado, que se supone,  debes ser.

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas