.

viernes, 10 de febrero de 2017

Cañazos / Quintana Roo, foco rojo

Arturo Bárcena Bazán

En estos últimos días, tal vez semanas, la atención se ha centrado en lo que diga o deje de decir el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. No hemos tenido tiempo de voltear a ver lo qué está ocurriendo en el principal estado turístico del país, en  la zona de la Riviera Maya, que comprende desde el municipio de Benito Juárez, pasando por Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Akumal, Tulum, Carrillo Puerto y la capital Chetumal.

La situación en la Riviera Maya es alarmante. Se han sucedido una serie de enfrentamientos entre el crimen organizado y la policía local, incluso se tiroteó la fiscalía de Cancún. A esta ola de enfrentamientos se suman los  secuestros que han ocurrido en los primero 38 días de  este 2017, que han ocasionado que empresarios de Playa del Carmen   (donde hubo un tiroteo en conocida discoteca sin que hasta el momento se haya detenido a los responsables)  hayan tomado la determinación de cerrar sus negocios. “No tenemos ninguna garantía, estamos a merced de la delincuencia”,  dijo el  dueño de Centro La Santanera, uno de los más importantes de Playa del Carmen.

En 2016, el turismo se constituyó en la tercera fuente de divisas del país, después del sector automotriz  (ahora en riesgo por las amenazas de Donald Trump contra Ford, GMC y Toyota)  y de las remesas que envían mexicanos desde el extranjero, principalmente desde EU.

El secretario del Ramo, Enrique de la Madrid, ha afirmado que el turismo representa  el 8.5 por ciento del Producto Interno  Bruto y origina nueve millones de empleos directos e indirectos.

Hablar de turismo nos lleva necesariamente a Quintana Roo, estado que tuvo su principal despegue en infraestructura durante el gobierno de Mario Villanueva Madrid, quien por cierto el pasado 23 de diciembre fue liberado en Nueva York, EU y extraditado a México, donde sus abogados luchan porque se le conceda prisión domiciliaria, dado su crítico estado de salud.

“Mario Villanueva fue un gobernador que dio lo mejor de sí por Quintana Roo”, indicó hace unos días Raymundo King de la Rosa, presidente del Comité Directivo Estatal del tricolor.

Desde el gobierno de Mario Villanueva no ha habido freno en el desarrollo turístico del estado.. Para este 2017 se esperan nuevas inversiones hoteleras, así como mayor número de visitantes extranjeros, en especial provenientes de EU; actualmente el 70% de los visitantes internacionales procede de EU.

Por ello es necesario que exista mayor seguridad en el estado, que en esta seguridad participen el Ejército y la Secretaría de Marina. Es urgente la seguridad en la Riviera Maya, sobre todo ahora que se inicia una etapa de infraestructura hotelera.

Tan solo para este 2017 se tienen proyectados y ya algunos proyectos están en marcha, la construcción o remodelación de cuando menos siete hoteles, con una inversión de 330 millones de dólares, comenzando con  el Hotel Xcaret, con 900 habitaciones, se tiene planeado inaugurarlo en diciembre próximo. El hotel Templation incrementará a 425 sus habitaciones, mientras que el Moon Palace se ampliará a 508 habitaciones. El Iberostar construirá dos nuevas torres, que sumarán otras 624 habitaciones. Además, se construirá el nuevo hotel Palladium con 685 habitaciones y el Ushuata tendrá 687 cuartos.

En Isla Mujeres surgirá el complejo Paraíso Mujeres Resort &Spa, que contará con 450 habitaciones. Estos proyectos hoteleros proporcionarán a los visitantes 4,279 nuevas habitaciones.
Por todo ello, es necesario que las autoridades, encabezadas por el gobernador Carlos Joaquín González, proporcionen más seguridad a los turistas y, sobre todo, a los empresarios de la Riviera Maya, que en enero tuvieron que padecer saqueos a tiendas departamentales, de convivencia, entre ellas Chedraui, con el pretexto del aumento de la gasolina.

Este aumento de la gasolina y diesel perjudica a la industria pesquera del estado. Un barco camaronero tiene tanques que van de 35, 40 y 50 mil litros de combustible para pescar camarón desde Isla Contoy hasta el estado de Veracruz. Con el aumento, un dueño de barco camaronero podría gastar 93 mil 600 pesos más para carga de diesel y  ¡aunque usted no lo crea!  llenar el tanque le cuesta  678 mil 800 pesos,.

Además, para este año se anuncian probables nuevos impuestos y gastos oficiales y privados, que harán que Quintana Roo tenga nulo crecimiento económico en los primeros seis meses del año, según informó Pablo Gutiérrez Laguna, vicepresidente de la Asociación Nacional de Especialistas Financieros, quien además pronostica inflación y desempleo.

Se planea un nuevo impuesto del 10% para juegos y sorteos que impactará en los diez casinos del estado: cuatro en Cancún, tres en Playa del Carmen, uno en Cozumel, Chetumal y Tulum, que actualmente generan alrededor de 250 millones de pesos por impuestos anuales y generan alrededor de tres mil empleos.

Además los comerciantes de todo Cancún pagan desde el martes 10 de enero pasado por la recolección de basura; el municipio espera una recaudación de 179 millones de pesos en este año. Hasta el año pasado sólo los comerciantes de la zona hotelera pagaban por la recolección de basura.

Así que Quintana Roo es luz y sombra. Con un gobernador exitoso que lucha por obtener prisión domiciliaria y un ex gobernador, Roberto Borge Angulo, que se ríe de la justicia, que lo “busca” para que responda de los presuntos daños patrimoniales que causó al estado durante su ”gobierno”-
¡Seguridad, Justicia, no más impuestos!  es lo que piden los habitantes de Quintana Roo, en especial los de la Riviera Maya.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas