.

martes, 31 de enero de 2017

¿Quién confecciona y cuánto cuesta un traje de Trump?

A pesar de que fue Melania Trump, con su vestido baby blue firmado por Ralph Lauren, quien eclipsó y se llevó la mayoría de los aplausos el día de la toma de posesión de su marido como presidente de Estados Unidos, el estilismo de Donald Trump, aunque siempre se presta más atención a lo que dice verbalmente, tampoco pasó desapercibido.

Expertos en moda y sastrería aseguran que el mandatario republicano pasará a la historia, por desastres políticos de mucho calado, pero también contribuirá en el sector de la moda a destrozar el convencional y elegante traje de negocios.

La prensa estadounidense se ha cebado con la forma de vestir de Trump, del que aseguran tiene una habilidad: hacer que cualquier traje, por caro que sea, parezca barato. Y achacan que la elección de los tejidos, con demasiados brillos, no suele ser la más acertada.

Pero si hay una firma en la que confía el presidente de Estados Unidos, así lo confirmó una de las portavoces de su campaña electoral, Hope Hicks, a The New York Times, es en Brioni. Y de esta firma italiana viste desde hace años, al menos desde el 2004, cuando reconoció en el libro Trump: Think Like a Billionaire, que la marca le prestó trajes para el programa de televisión The Apprentice.

Este detalle no ha pasado desapercibido en Estados Unidos, donde también le han llovido críticas por elegir una marca europea, en vez de apostar por una firma local, y favorecer la creación de empleos. En alguna ocasión, también ha llevado trajes de Martin Greenfield Clothiers, un sastre de Brooklyn, conocido por vestir a Barack Obama y a Bill Clinton.

Lo cierto es que Brioni, considerada como el Ferrari de los trajes a medida, siempre ha sido una de las firmas preferidas de los mandatarios y empresarios de todo el mundo. En el listado de clientes, aunque la firma es discreta a la hora de dar nombres, estuvo durante años uno de los personajes de ficción más elegantes, James Bond, hasta que fue relevado como diseñador de cabecera en Quantum of Solace, interpretado por Daniel Craig, por el diseñador tejano Tom Ford.

El español Amancio Ortega, el cuarto hombre más rico del mundo, según la cotización de ayer de Bloomberg y Forbes, acostumbra a vestir de Brioni. Así lo aseguraba, en una entrevista concedida a CincoDías, el que fue consejero delegado de la firma durante años, Umberto Angeloni, hoy responsable de la marca Caruso, quien también desveló que cuando el diseñador John Galliano fue nombrado sir por la reina de Inglaterra no se vistió de Dior, la marca para la que trabajaba, sino que lució una chaqueta de Brioni.

La firma comenzó en 1945, cuando el sastre Nazareno Fonticoli y el empresario Gaetano Savini abrieron un taller en la vía Barberini (Roma). Se distinguía por confeccionar a mano, puntada a puntada, más de 6,000 en cada traje, y a medida. El resultado, a día de hoy, sigue siendo un traje diferente para cada cliente, a partir de los 3,000 euros.

Los tejidos con los que trabaja son exclusivos y en cada pieza se invierten al menos 22 horas. Desde el 2011, Brioni forma parte del conglomerado empresarial de firmas de lujo francés Kering, anteriormente PPR, las siglas de Pinault-Printemps-Redoute, creada por el empresario François Pinault, casado con la actriz mexicana Salma Hayek.

Una de las principales contribuciones de Brioni al sector de la sastrería fue la creación en 1986 de una escuela internacional para formar a profesionales.

Fuente: El Economista.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas