.

lunes, 30 de enero de 2017

Mirando a Fondo / Una salida anunciada

Víctor González Avelar

ENTRADA.- Sera cosa de días para que México salga del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Ello se desprende del aviso dado por los secretarios de Relaciones Exteriores y el de Economía, horas antes de tomar el avión rumbo a Washington capital de Unión Americana.

Ello anunciaron en sus declaraciones que México no admitirá ninguna negociación que no resulte ventajosa para las partes (especialmente para México) y que de certidumbre a los mercados.

El gobierno mexicano no aceptará ir por algo que sea menos de lo que actualmente tiene dentro del TLCAN,  pues en esas  condiciones no tendría ningún caso quedarse dentro del tantas veces citado tratado.

SOPA.- La parte mexicana se reunirá con el Jefe del Gabinete del Presidente Trump  Reince Priebus, el Consejero de Seguridad Nacional Michael  Flinn, el  Directores  del Consejo Nacional de Economía Gary Cohn y el Consejero Nacional de Comercio  Peter Navarro.

Las negociaciones sobre las reformas al TLCAN, le urgen al presidente norteamericano y es su intención entrar lo más pronto posible a ellas. Este tratado fue firmado en tiempos de Carlos Salinas de Gortari y su instrumentador fue Jaime Serra Puche.

Según el presidente Trump, el tratado comercial le ha hecho mucho daño a la economía de norteamérica, muy especialmente en la rama automotriz, que ha causado el desmantelamiento de fábricas dentro de unión para instalarse en otros países, especialmente en México, y por la pérdida de miles de trabajos. No hace mucho tiempo se anunció que la ciudad que fuera en algún momento la metrópoli de los automóviles, Detroit, se cayó  en estado de quiebra.

PLATO FUERTE.- Por la naturaleza de los funcionarios designados para entablar las pláticas con los emisarios mexicanos, los asuntos a tratar irán mas allá de lo puramente económico, para entrar también a los problemas migratorios, de seguridad nacional y el tráfico de drogas. Sera en estos capítulos en donde seguramente saldrá el tan trillado tema de la construcción del gran muro fronterizo. Sobre estos temas desconocemos la posición del gobierno mexicano.

Con relación a los temas comerciales los secretarios han anunciado que  llevaran  una negociación firme que se base en “ganar ganar”, cosa que parece muy poco probable, pues las ideas del mandatario  estadounidense han sido muy claras al respecto y que  de no ser así, no habría ninguna razón para mantenerse dentro del tratado. Agregaron que México se levantará de la mesa de negociaciones si EU mantiene su intención de establecer un impuesto a las remesas.

Para los analistas no queda duda alguna que en cosa de días estaremos fuera del TLCAN con todas las consecuencias que esto significará para la economía del país y su actual planta de empleos.

Los años por venir serán difíciles, pues sobre la marcha deberemos reconstruir nuestra actual economía que equivocadamente fundamentamos en las exportaciones a un solo país. Ahora deberemos diversificar nuestros mercados firmando tratados bilaterales con otras naciones y buscando nuevos clientes.

Por lo que respecta a los EU, un mayor control sobre el tráfico de drogas tendrá como consecuencia un aumento en su precio para los consumidores. En norteamérica se calcula que hay más de 30 millones de adictos y que un suceso de escasez originaria el indeseado síndrome de abstinencia con terroríficas consecuencias sociales y económicas.

POSTRE.- Sera necesario y urgente acrecentar y fortalecer el mercado y consumo interno de bienes y servicios de tal manera, que gran parte de lo que producimos y cosechamos sea consumido por los propios mexicanos. Pare ello el gobierno deberá estructurar (¡pero ya¡) un programa de estímulos fiscales a los productores  y por otra parte, que los empresarios incrementen los salarios de los trabajadores a todos sus niveles y puedan transformarse en reales  consumidores.

Se dice que el valor anual de las transacciones comerciales dentro del TLCAN es de 531 mil millones de dólares, de los cuales 236 mil millones de dólares nos vende USA y 294 mil millones de dólares les vendemos a ellos, lo que representa un superávit en favor de México de 60 mil millones de dólares.

DIGESTIVO.- La tarea será encontrar nuevos mercados nuevos clientes y que el consumo y la producción interna se fortalezca con la creación de estímulos fiscales y el incremento de los ingresos de las clases laboras, para que estas puedan consumir realmente los bienes y servicios que producimos.

Por lo pronto incaditos y rezando.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas