.

jueves, 5 de enero de 2017

Ejercicio aeróbico VS anaeróbico, ¿cuál es la diferencia?

Marlen Treviño

Unos de los objetivos principales por los que las personas comienzan a ejercitarse es buscar la perdida de peso o tratar de mantener una vida saludable.

Aunque casi siempre se inclinan por hacer la actividad física que más les atraiga, en muchas ocasiones me han preguntado cuál tipo de ejercicio es mejor. Contestar esa respuesta no es tan simple, ya que la ciencia del deporte ha demostrado que no todos los ejercicios son iguales, es por ello que los dividen en dos tipos: aeróbicos y anaeróbicos.

Conoce las diferencias y beneficios de los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos.

Ejercicios AERÓBICOS:

Son los que se practican con más frecuencia en todo el mundo, su característica es que ponen en movimiento todo el sistema cardiovascular. Se les llama así, porque al realizarlos comienzas a necesitar una cantidad más elevada de oxígeno que la que requieres cuando te encuentras en estado de reposo. Una de las características es que te permite tener entrenamientos más largos, ya que utilizas desde el 60 al 70% aproximadamente de tu frecuencia cardiaca.

Beneficios:

- Aumentan la circulación de oxígeno en tu cuerpo al hacer que el corazón bombee con más fuerza la sangre, lo que ayuda a tener un corazón sano.
- Mejora tu resistencia deportiva.
- Aumenta tu capacidad pulmonar.
- Utiliza las grasas como fuente de energía.

Ejemplos:

Trotar, nadar, andar en bicicleta, hacer spinning, aerobox, saltar a la cuerda, etc.

Ejercicios ANAEROBICOS

Estos ejercicios no requieren la misma oxigenación que los aeróbicos. Su objetivo principal es fortalecer tus músculos y huesos, así como tonificar todo tu cuerpo.

Al trabajar dentro de estas frecuencias cardiacas (80-90%) la grasa utilizada como fuente de energía es mucho menor que en los ejercicios aeróbicos, ya que en este caso se utiliza el glucógeno almacenado en los músculos como principal fuente de energía. Uno de los productos que resulta de la quema de glucógeno, es el ácido láctico.

Beneficios: 

Menos tiempo invertido y grandes resultados. Al hacer estos ejercicios tienes que hacer un esfuerzo muscular más fuerte en un periodo de tiempo menor. Puede ser que algunas veces no te hagan sudar tanto, pero tus músculos y tus huesos sí sentirán el trabajo.
Buena postura y huesos fuertes.
Más músculo es igual a mayor quema de calorías en estado de reposo.
Te ayudan a evitar lesiones, ya que los músculos fuertes protegen las articulaciones.
Ejemplos:

Ejercicios de fortalecimiento en general, pesas, abdominales, pilates, yoga, ejercicios específicos como lagartijas, dominadas, sentadillas, etc.

Como puedes ver, aunque son dos tipos de ejercicio diferentes, ninguno es mejor que el otro. Seguramente tienes inclinación por alguno de ellos en particular y es normal, pero trata de incorporar en tu rutina semanal aquello que te esté faltando por ejemplo: Si haces pesas a diario, planea en tu rutina ejercicios aeróbicos 2-3 veces por semana. O si eres corredor, incorporar ejercicios de fortalecimiento muscular.

Para obtener resultados, rápidos, duraderos y que mejoren tu rendimiento deportivo, es importante incluir ejercicios aeróbicos y anaeróbicos en tu rutina, pues sus beneficios son diferentes y harán que tu actividad física sea integral.

A ejercitarnos… ¡Nos leemos pronto!

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas