.

lunes, 30 de enero de 2017

Comentando / Ante decisiones de Trump, gobierno federal, pasivo, shockeado

* Una vez más sociedad civil, medios encaran a Trump. La autoridad, dormida

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com 

¡La guerra no declarada, pero sí impuesta unilateralmente de Estados Unidos a México está en marcha! y sólo los ineptos miembros del gabinete de Enrique Peña Nieto, como Luis Videgaray, pseudo canciller, el trumpista Ildefonso Guajardo Villareal, irresponsable de Economía, defienden y representan los intereses del inquilino de la Casa Blanca.

Y no hay que ir muy lejos para notarlo. En sólo 4 días del gobierno imperialista, proteccionista y antimexicano de Donaldo Trump, ambos “amigos” del mexiquense han dado muestra de inclinación hacía el multimillonario neoyorquino, que pese a firmar la Orden Ejecutiva de levantar el muro en la frontera común y reiterar que su costo será pagado por los mexicanos, y que se renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) porque sólo ha beneficiado a su vecino del sur, Videgaray y Guajardo, han hecho ante los medios de comunicación una férrea defensa de las imposiciones del gringo, en detrimento de la dignidad, soberanía y respeto a los mexicanos (a la ciudadanía), no al gobierno fallido de Peña Nieto.

Ya en varias entregas, en este respetable espacio, he reiterado que el habitante de Los Pinos, es el hombre más solitario del país y hoy se comprueba. Los emisarios a Washington para negociar la relación bilateral con el equipo de Trump, no supieron, no quisieron y no tuvieron la capacidad de representar dignamente a su país. Cuando salieron de sus encuentros en la casa presidencial de la calle de Filadelfia, tenían caras largas, cómplice silencio (ante los medios de comunicación gringos y corresponsales mexicanos), ignorando las justificadas y contundentes preguntas de los periodistas.

Después. Luego de medio razonar lo que tenían que declarar de su encuentro con el equipo de Trump, Videgaray aseguró (cita textual) “es una señal francamente alentadora para México y me atrevo a decir con pocos precedentes” Aseveró que “la primera reunión con el equipo del presidente Donald Trump puede significar un inicio muy positivo de las conversaciones en temas muy sustantivos” (sic).

O sea, para el “canciller” mexicano todo está bien, incluido los discursos xenófobos (en campaña y como presidente) de Trump, al grado de ignorar que el estadounidense ordenó la deportación de miles de mexicanos ilegales y de los “dreamers” (hijos de padres indocumentados nacidos allá, o que llegaron siendo bebés y les dieron reconocimiento legal). Hablamos que existen 4.5 millones de “soñadores” que corren el peligro de ser regresados al país de sus padres y desconocer las Actas de Nacimiento con el escudo norteamericano.

Pero Videgaray mantiene su Fe ciega en que Trump cambiará. Sí, cómo no.

Esta nula capacidad de negociación del titular de la SER, es resultado de la improvisación,  la imposición, el cuatachismo, compadrazgo y ausencia del perfil profesional que el cargo exige. El propio ex Secretario de Hacienda lo dijo, cuando asumió la titularidad de la Cancillería ”no sé nada de diplomacia, vengo a aprender de ustedes”… y tuvo razón.

Tres son los culpables de este fracaso diplomático: Peña Nieto por imponerlo, Videgaray, por aceptar un cargo sin tener la capacidad y conocimientos, el Senado, quien avaló el nombramiento. Hoy, la vida presente y futura de millones de mexicanos radicados en la unión americana está en peligro, por no saber negociar, convencer y defender a ese sector de la sociedad.

Es terrible que Peña Nieto esté solo, no tiene asesores, gabinete inteligente, consejeros en política internacional, porque desde la designación del candidato Republicano Donald Trump, dejó ver su antimexicanismo, xenofobia, ira, lo que el primer círculo de Enrique Peña, no supo, no quiso, no entendió los discursos agresivos, humillantes, irracionales del neoyorquino, y no diseñaron un plan, un protocolo político y acercarse al dictador gringo, para ”negociar”, lo que se veía venir: muro, repatriación de mexicanos, aranceles altísimos para productos mexicanos de exportación, desconocimientos legal de los dreamers y muchos temas más.

El peñismo le apostó a la simpatía, carisma, “amistad”, genero de Hillary Clinton, como triunfadora de la presidencia norteamericana, error de cálculo, y creyó que el neoyorkino sería aplastado. Subestimó la capacidad económica, logística, mediática, de aquel y supuso que con Hilaria las cosas seguirían igual.
Cuál fue su sorpresa, que a partir del 20 de enero, días después de su toma de posesión- Trump ha asestado severos descalabros a la relación bilateral, sin que el gobierno peñista meta las manos. Sólo discursos, promesas, palabrería han sido la respuesta a la agresiva actitud del amigooouuu  Trump, y seguirá la mata dando, porque ahora va en contra del Tratado de Libre Comercio, los dreamers, la elevación de aranceles, impuestos… vamos, a bienes y productos mexicanos que ingresen a su país.
El sexenio priista ya no siente lo duro, sino lo tupido (y van apenas dos semanas de gobierno), pero la incapacidad de reacción es manifiesta.

El otro gabinetero, cuasi adulador de Trump, es el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quien ve, desde su mullida oficina, una gestión del inquilino de la Casa Blanca (la de Washington) conciliadora, comprensiva. En entrevista con el noticiario matutino de la televisora preferida del priismo (Televisa), el señor Guajardo dejó ver su admiración por Donald. Ala pregunta de si las decisiones del mandatario norteamericano son una “guerra comercial, política, de inmigración” contra México y los mexicanos (insisto, no contra el gobierno de Los Pinos),  juró que NO. Son apenas los ajustes de un incipiente gobierno.

Los tres conductores del informativo, se miraron entre sí, incrédulos, sorprendidos, enfadados por la respuesta. No daban crédito a la arrogancia e indiferencia de un miembro del gabinete peñista, que veía otro mundo, cuando el mundo está horrorizado, enfadado, temeroso de las decisiones de un tipo incapaz, xenófobo, amenazador, arrogante, grosero, que podría provocar un caos universal.

Guajardo Villarreal, demostró desinterés por lo que sucede y sucederá a México y los mexicanos los próximos 4 años en la relación México/Estados Unidos. Al parecer, no iba preparado para la entrevista, su Director de Comunicación Social, Oscar Ignorosa Mijangos, no supo asesorarlo, aconsejarlo, entrenarlo y el resultado fue desastroso.

Insisto, Ildefonso nos resultó más trumpista que Trump. Dio la impresión de que es el representante de la Casa Blanca (la de Washington), en el gabinete de Peña Nieto.

En fin… De los dos emisarios no se hizo uno.

Le doy una muestra más del agravio, humillación, xenofobia e irracionalidad del Jefe de la Casa Blanca (la de Washington) contra los mexicanos: firmará otra Orden Ejecutiva para que los hogares de mexicanos indocumentados beneficiados con prestaciones sociales mayores que la de norteamericanos la considera una “carga pública”. La definición de “carga pública” quedará en manos del Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento de Estado.

Esta Orden cancelará también el otorgamiento de seguro social a los migrantes indocumentados así como las exenciones fiscales a los niños de padres indocumentados. Exigiría la entrega de un informe sobre el costo del Programa de Asistencia a Refugiados, poniendo el valor financiero por delante de las necesidades humanitarias.

Ante tal escenario y dado que el Gobierno de la Republica está apanicado, shockeado, pasivo, la sociedad, las redes sociales, las organizaciones privadas defensoras de derechos humanos (no las oficiales), los medios de comunicación decentes (no los afines al Sistema), grupos de voluntarios, familiares de indocumentados a punto de ser expulsados, líderes de opinión, etc. ya actúan para marchar, protestar, increpar, para lanzar un grito al mundo, contra la política xenófoba, discriminatoria, nacista, de Donald Trump, de la que los partidos políticos, algunos diputadetes y senadorsuchos, gobernadores, etc. se “han colgado”.

Esto me recuerda mucho tres hechos históricos de nuestro país en donde la sociedad, el pueblo, la ciudadanía rebasó a la autoridad, demostrando la incapacidad, nulidad oficial: la Expropiación Petrolera, en donde la gente pobre, mediana y rica, llevó al Presidente Lázaro Cárdenas, desde gallinas, ropa, joyas  dinero, para liquidar a las compañías norteamericanas que saqueaban nuestro “oro negro”.
Después, en 1968, cuando el gobierno priista de Gustavo Díaz Ordaz/Luis Echeverría Álvarez, ordenó la masacre, asesinato de estudiantes el 2 de octubre en la Plaza de las 3 Culturas de Tlatelolco.

Escolapios, padres de familia, catedráticos, la sociedad toda, salió a las calles a condenar y repudiar la agresión, que se sublimó cuando el Presidente Díaz Ordaz, inauguraba en el Estadio de CU, los Juegos Olímpicos México 68, en medio de rechiflas, mentadas de madre, coros de “asesino”, “asesino”, “asesino”.

Y en septiembre de1985, en el trágico terremoto de la Ciudad de México, siendo gobierno el priista Miguel de la Madrid Hurtado. Los habitantes capitalinos, con el apoyo de otros estados y del extranjero, superaron en número, capacidad, habilidad y coraje, a las autoridades del DDF y del Gobierno Federal, ante el pánico y pasividad de de la Madrid Hurtado y su gabinete.

Brigadas de vecinos, amigos, voluntarios iniciaron labores de búsqueda y rescate de víctimas. Sin su aportación no se hubiesen salvado tantas personas.

Hoy, por lo de Trump, pasa lo mismo. Si la sociedad no se mueve el pasivo gobierno peñista seguiría durmiendo el sueño de los justos.

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas