.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Mirando a Fondo / Hacienda, una secretaría demencial

Víctor González Avelar

ENTRADA.- Terminamos el año con muy malas noticias. Por lo pronto la Secretaria de Hacienda anuncio que suben los precios de las gasolinas y el diésel.

Un descabellado decreto del gobierno federal resolvió las alzas y  su aplicación circense, dividiendo al país en regiones,  lo que resulta  un verdadero desastre.

Si los genios que planearon el modo y método para aplicar las alzas de  precios, hubieran intentado construir un sistema irracional que rayara en la locura (en la estupidez dirían algunos), no lo hubieran logrado tan eficazmente como lo han conseguido los  genios de la Secretaria de Hacienda.

ahora salieron con la novedad de que el país se  dividirá en 90 regiones en donde los precios del mismo hidrocarburo serán diferentes.

Se sabe que históricamente cuando un mismo producto tiene precio diferente de una región  a otra,  se originan las grandes mafias de gánster y traficantes que hacen el gran negocio comprando el producto más barato en  una región, para venderlo   más caro en otra.

Por lo pronto en los municipios  laguneros los precios de los combustibles serán: en  Gómez Palacio, Lerdo, Peñón Blanco, Tlahualilo,  Nazas, Torreón, Matamoros, Viesca Francisco I Madero y San Pedro   como sigue: magna $16.13, la Premium $17.90 y el diésel $17.20.

SOPA.- Para darnos cuenta de la demencial resolución en la comarca lagunera los combustibles tendrán precios diferentes que en Saltillo, Durango o Monterrey, así como en las demás regiones. Esto es, habrá ¡90 precios diferentes en el país respecto de los mismos hidrocarburos¡ Pero la demencia llega al éxtasis  cuando José Meade anuncia que las gasolinas quedaran sujetas, además,  a ¡variaciones diarias en cada una de las 90 regiones¡ y además revisables diariamente.

Pero las cosas no terminan ahí. A partir del tres de febrero los precios promedio de las gasolinas serán: magna $15.99, premium $17.79 y diésel $17.05.

Así las cosas, en México (país productor) pagaremos las gasolinas más caras que en Estados Unidos, Rusia, Afganistán (con todos sus terribles problemas), Irak (en guerra), Colombia (con su guerrilla de 40 años), Venezuela (con su desorden político) o Bolivia (con don Evo Morales) solamente por mencionar  algunos.

PLATO FUERTE.- Ahora el gobierno federal quiere convencernos y justificar su incapacidad, argumentando que los  problemas derivan: De las tomas clandestina que sumaron 2813 ordeñas el año; De que en Chihuahua el desabasto se atribuye al robo en los poliductos de Ciudad Juárez-Chihuahua y Cadereyta-Gómez Palacio-Chihuahua; Que el  desabasto tiene  relación estrecha con labores de mantenimiento en varias  refinerías, particularmente en Cadereyta: Que Pemex tiene pérdidas de 27 mil barriles de gasolina y diésel al día, debido al robo de combustible lo que representa 9.8 millones de litros de combustibles cada año.

GUARNICION.- Pero lo que nos pone nerviosos y también  aterrorizados,  es que el señor Secretario de Hacienda José Meade declare que desestima el impacto de estas alzas en la vida económica del país, cuando hasta un humilde pepenador sabe que los productos que más impactan para el  aumento de la   inflación son precisamente las gasolinas.

Son las que movilizan todos los productos alimenticios, los materiales de construcción, los minerales, las cosechas, los productos industriales,  a las personas, los servicios y son los generadores de la energía. En pocas palabras, no hay actividad económica que no consuma gasolinas.

Así las cosas, será inevitable el incremento inflacionario  con todas sus perversas consecuencias, especialmente para los más jodidos. Si a esto agregamos el difícil entorno económico que nos espera para el 2017 las cosas se ven muy complicadas. Es por ello que nos aterrorizamos de las autoridades hacendarias que sufrimos (por algo renuncio Cartens).

POSTRE.- Para sopesar este gobierno que no gobierna, recordaremos las declaraciones del Presidente Peña Nieto y que el  Siglo de Torreón público oportunamente:

Enero del 2015: “Gracias a la reforma hacendaria, por primera vez en 5 años ya no habrá incrementos mensuales a los precios de la gasolina, el diésel y el gas” (ahora serán diarios). Enero 2015: “Se acabaron los gasolinazos  que tanto lastimaron mes a mes la economía de las familias mexicanas” (ahora serán diarios). Enero 2016: “Desde el primero de enero después de  24 años bajo el precio de las gasolinas y el diésel”.

DIGESTIVO.- O sea, parece que las palabras del presidente son poco confiables.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas