.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Metrópoli Central / Panorama de la clase gobernante rumbo al 2018

Mtro. Fernando Díaz Naranjo
Consultor y Analista Político
@fdodiaznaranjo

Ganar una elección no es sólo ganar una campaña política, no es necesariamente contar con una gran estructura burocrática o contar con los mejores operadores políticos, es más bien, ganar la simpatía de la gente, de los electores  y para ello son necesarias diversas acciones que generen bienestar a al población en general; acciones que impliquen la atención real a las demandas sociales, a contar un crecimiento económico sostenible, a una procuración de justicia eficaz, a contar con instituciones democráticas, a un legislativo sólido y vinculado a la ciudadanía, a contar con elecciones democráticas, entre muchos otros factores más.

Cuando un gobierno se aleja de la ciudadanía, difícilmente puede refrendar en las próximas elecciones el triunfo electoral.  En nuestro país a través de diversos procesos electorales ha quedado plenamente demostrado, tal vez, entre otros ejemplos, el caso más emblemático lo tenemos en el Estado de Veracruz, estado de la nación que hasta el día de hoy sigue padeciendo, desde la burocracia, pasando por la academia y la ciudadanía los efectos de un mal gobierno.  El resultado electoral, por supuesto, fue adverso al partido en el poder.

Recientemente el prestigiado Diario Reforma en Análisis, Gobierno y Política, publicó  una encuesta nacional realizada a finales del mes de noviembre de este 2016*,  para medir diversos factores entre los que resaltan: la evaluación al Presidente de la República, el desempeño gubernamental, así como la evaluación del gabinete.  Los resultados son dignos de tomarse en cuenta.  De entrada los ciudadanos desaprueban en un 73% la forma en que el Presidente de la República hace su trabajo, por un 24% que la aprueba.  Los líderes, que entre otros incluyen a políticos, académicos, la iniciativa privada y organizaciones de la sociedad civil son aún más severos, ya que sólo el 16% aprueba la forma de gobernar por un 83% que la desaprueba. El mensaje es claro, la población no está contenta con su gobierno y éste debe redireccionar el camino para, por un lado, cumplir con las expectativas de la población que votó por el partido y la clase política hoy en el poder, por el otro lado, tener alguna expectativa para ganar la elección de 2018 que desde hoy se presume reñida.

Otros datos interesantes de dicha medición es el referente al tema de la corrupción, en donde los ciudadanos manifestaron que en un 57% que ha aumentado en los últimos 12 meses; en cuanto los líderes nuevamente la opinión es más contundente: un 71% opina que la corrupción ha aumentado los últimos 12 meses.

Sobre otros temas como la salud, la educación, la seguridad pública, el empleo, el combate a la pobreza, al combate al crimen organizado, y sobre la economía del país los resultados reflejan todos un mayor porcentaje de opinión desfavorable que favorable, resaltando, por ejemplo, un 74% de opinión desfavorable a la economía del país, por tan sólo un 10% favorable.  Los datos que dicha encuesta refleja constituyen de sí, una evaluación al desempeño de los ejes rectores de la dirección del gobierno, por ello se entiende los resultados obtenidos en la evaluación del Presidente de la República.

Respecto a la evaluación del gabinete del Presidente de la República observamos que sólo el Secretario de la Defensa, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la titular de la Secretaría de la Función Pública mostraron una mejor evaluación que la registrada en diciembre de 2015.  Pero la lección es de llamar la atención:  sólo tres servidores públicos, el General Salvador Cienfuegos, el Doctor, José Antonio Meade y la Maestra Arely Gómez González muestran mejores resultados respecto al resto de sus 18 compañeros de gabinete más quienes mostraron una menor evaluación respecto de hace un año.

Los datos que, de manera general referimos, constituyen la fotografía de un momento determinado (noviembre de 2016) de la percepción de la población y de los líderes respecto al Presidente de la República, su gabinete y de la forma en cómo la población presenta una evaluación del mismo.  Si bien han existido muchas críticas sobre los resultados que publican diversas casas encuestadoras, también hay que reconocer que el Grupo Reforma se ha destacado por su profesionalismo por lo que deben ser tomadas en cuenta.  Por ello, la clase política gobernante debe tomar nota ante el llamado de atención de la población y reencauzar el camino, el país lo necesita hoy más que nunca y de una manera urgente.  México es una gran nación y la clase gobernante debe estar a la altura de las circunstancias.

Se avecina la elección por la renovación de la Presidencia de la República en 2018 y si la actual clase gobernante quiere tener alguna posibilidad debe ver hacia los ciudadanos más que estar buscando alianzas “estratégicas”.  El llamado está ahí por parte de la población, veremos en los próximos meses el rumbo que la clase gobernante enfrenta.

[*] Encuesta publicada por el Grupo Reforma el primero de diciembre de 2016 en Análisis, Gobierno y Política, levantada del 24 al 27 de noviembre de 2016 a mil doscientos mexicanos adultos.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas