.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

En las Nubes / Sólo el tiempo

Carlos Ravelo Galindo

Hemos escuchado muchas historias sobre el amor. Pero cuando leímos esta, simplemente nos hizo detener por un momento y reflexionar sobre el verdadero significado de la vida.  Y lo que acabamos de escribir, hace dos días.

Lo complementa esta inspiradora historia del arrecife del amor:

Erase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: La alegría. La tristeza, y muchos más, incluido el amor.

Un día se aviso a los moradores de que el cayo se iba a hundir. Todos los sentimientos se apresuraron a salir de la isla. Se subieron  a sus barcos y partieron.

Menos el amor, que  se quería  quedar un rato más con esa porción de tierra que tanto amaba.

Cuando por fin ya estaba casi ahogado, el amor comenzó a pedir ayuda.

En eso venia la riqueza en un gran bote:

El amor le dijo “riqueza, llévame contigo”.

Ella  respondió: no, no puedo. Hay mucho oro y plata en mi barco. No hay espacio para ti.

Entonces el amor  pidió ayuda a la vanidad que pasaba con su hermoso barco.

”Por favor, ayúdame". Esta respondió:  no te puedo ayudar. Estas mojado y puedes arruinar mi barco”.

El amor le pidió ayuda a la tristeza: “déjame ir contigo”. Le pidió.

Su respuesta fue: Hoy estoy tan triste que necesito estar sola. También pasó la alegría, pero estaba tan feliz que no escuchó al amor llamarla.

Allí fue cuando escuchó una voz:  "ven, ven conmigo”.  Era un viejecito.

El amor estaba tan feliz que olvidó preguntarle su nombre.

Al llegar a tierra el hombre siguió su propio camino.

Agradecido por la acción que el viejo hizo por él, pregunto a otro muy adulto, la sabiduría:

“Quién era él”.

“Era el tiempo”. Le respondió”:

Por qué me ayudo solo el tiempo.

"La sabiduría sonrió y con un profundo conocimiento respondió:

"Porque solo el tiempo es capaz de apreciar el valor del amor”.

Como nosotros lo hacemos en este momento.

craveloygalindo@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas