.

martes, 27 de diciembre de 2016

Comentario a Tiempo / Las peores catástrofes en Navidad

Teodoro Rentería Arróyave*

SEGUNDA PARTE Y ÚLTIMA

CUERNAVACA, MORELOS. Husmeando en la Internet para completar la serie sobre las tragedias que han sido al través de los años en torno al día de la celebración de la Natividad, nos encontramos más que una aportación una diatriba contra las religiones cristianas. Sostiene que debemos de conocer “las 25 catástrofes que te harán odiar la Navidad”.

Obvio que ese no es nuestro propósito, por el contrario, es señalar que la mayoría de las mismas han sido provocadas por los propios hombres o por su negligencia. De ahí el reiterar el llamado para que los hombres de poder las eviten. Llevamos 5 con las tres de este 2016 y con estas otras tres, completamos las 8 más significativas. Concluimos:

El terremoto del océano Índico de 2004, conocido por la comunidad científica como el terremoto de Sumatra-Andamán, dejó cuando menos 275 mil muertos, tiene otras singularidades, fue submarino, por los usos horarios ocurrió en dos fechas: a las 00:58 UTC -tiempo universal coordinado por sus siglas en inglés-, o 07:58 en el tiempo local de la región del domingo 26 de diciembre y a las 21:58 hora costa del Pacífico Oeste del sábado 25 de diciembre de 2004, el epicentro se localizó en la costa de Ao Nang, Indonesia. El terremoto ocasionó una serie de tsunamis devastadores a lo largo de las costas de la mayoría de los países que bordean el Océano Índico, matando a una gran cantidad de personas a su paso e inundando cientos de comunidades costeras a través de casi todo el sur y sureste de Asia, incluyendo partes de Indonesia, Malasia, Sri Lanka, India y Tailandia.

El desastre del salón Italiano de Michigan en la Navidad de 1913. Se relata que meses después de una huelga en la mayor empresa minera de cobre de ese estado y por la negativa de la dirección a reunirse con el sindicato, los trabajadores decidieron celebrar una fiesta de Navidad el 24 de diciembre para levantar la moral, la fiesta se celebró en un gran edificio, un Salón italiano, y cerca de 600 personas, incluidos los niños, se reunieron allí para disfrutar.

Durante la fiesta, un desconocido gritó la palabra “fuego”, en un intento de asustar a los asistentes. Lo logró al provocar una estampida masiva, sujetos armados que los esperaban dispararon contra la multitud, 73 personas, de las cuales 62 eran niños, fueron asesinadas. Al día de hoy, la identidad del gritón es un misterio, y sigue siendo el más grande multihomicidio sin resolver en la historia de Estados Unidos.

Finalmente el terremoto de Erzincan, Turquía. Poco después de la Navidad de 1939, ocurrió el peor desastre natural en ese sufrido país, causó más de 30.000 muertes, varios pueblos y ciudades desaparecieron, entre ellas la mencionada, por eso el fenómeno lleva su nombre.

No obstante lo narrado, nos negamos a aprender de estas lecciones. Empezamos y terminamos en Turquía, donde se siguen matando entre hermanos. No es la Navidad, lo que ocurre es que la humanidad se niega a entender, a asimilar, a hacer suyo su mensaje de paz.  Y no nos referimos a ninguna religión en particular.

* Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.mx, y www.clubprimeraplana.com.mx 

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas