.

martes, 6 de diciembre de 2016

Comentando / ¿Cuánto más solapará el Sistema, el PRI, el Poder Judicial y la EPE, a Romero Deschamps?

* Evidencias de corrupción, excesos y “compromisos” exigen su dimisión

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com

Es una carga innecesaria para los auténticos trabajadores de la industria, una vergüenza para el Estado, (no el gobierno), un estorbo para la democracia laboral, es el ADN de un partido decadente que se resiste a expulsarlo (por los intereses económicos que les representa) y una afrenta para el sindicalismo nacional que no acierta a asimilar por qué no lo desconocen los miembros del STPRM, cuando el corrupto ha dado muestras de locura, enfermedad, deslealtad, inmoralidad, pillerías, deshonra, pero, insisto, el Sistema lo mantiene por conveniencia.

¡Ya adivinaron! Me refiero al Senador del PRI, por Tamaulipas, líder espurio y de humo, de un Sindicato que no existe, porque el Patrón desapareció (Pemex) y moralmente ya no representa a los hacedores de la riqueza petrolera nacional, Carlos Romero Deschamps.

Sus días están contados, porque la autoridad laboral ha hecho mutis del clamor de los sindicalizados de la Empresa Productiva del Estado (EPE) , que desde antes de la entrada en vigor de la Reforma Energética, exigían la dimisión del ladronzuelo, porque más que beneficios les ha traído abandono, desinterés, indiferencia, indolencia y complicidad con la empresa por despedir a miles de asalariados que catorcena tras catorcena son esquilmados con la “cuota sindical”, que Romero Deschamps ha hecho suyas para disfrute de su parentela, su persona y los esbirros que lo acompañan.

Y digo que sus días están contados, porque en los últimos 45 se han agudizado las protestas y ultimátums de las bases para que dimita y deje de dañar más a los trabajadores.

Pero las voces disidentes (aun siendo del PRI, no todas) son desoídas, ignoradas, por el propio partido, al grado de que en la reciente Asamblea General del tricolor, en donde se renovó el Consejo Político Nacional, el impune Romero Deschamps, fue electo Consejero, pese a la cauda de corruptelas, pillerías y desvergüenzas que ha cometido a lo largo de su dictadura desde el inexistente SNTPRM. Lejos de expulsarlo (como días antes de la Asamblea exigieron los disidentes en las puertas del PRI) lo premian dándole un asiento en las entrañas del partido, ¿cómo para qué?... pero en fin, es el estilo del dinosáurico instituto político.

En Romero Deschamps no existe la dignidad, la cordura, la moral, ni la ética, son virtudes que no aparecen en su cerebro, por eso su blindaje para rechazar los gritos de ¡renuncia!, ¡fuera!, ¡corrupto!, ¡ladrón!, ¡traidor!... y más. Esperar que motu proprio presente su renuncia al Sindicato es menos que imposible ¿Cómo dejar de robar millones de pesos catorcenalmente, más los bonos que la Empresa Productiva del Estado le otorga para estupideces o tonterías, como los juegos petroleros –no por desdeñar el derecho de los sindicalizados de realizar sus competencias, no- sino por el desperdicio de recursos que en manos de Romero Deschamps, se traducen en dones para usufructo de sus hijos y paleros que lo idolatran.

Ese no es el sentido de los beneficios sociales que por derecho tienen los agremiados, pues al llegar al escritorio del “líder” (espurio), se prostituyen y ese dinero termina en Las Vegas, Miami, Nueva York, Londres, en ropa, autos de lujo, yates, departamentos, casas, viajes, dispendios, excentricidades, y más de José Carlos y de Paulina Romero Durán,  hijos del corrupto Senador del PRI.

La situación ya es insostenible para el sujeto, pues antes, durante y después de la Reforma Energética peñista, una oleada de despidos, recisiones de contratos, abandono a su suerte de miles de sindicalizados, sin que su Secretario General haya intervenido para impedir que la EPE, lograra su objetivo: desaparecer plazas y abrirlas a empresas y empleados extranjeros,  autorizando franquicias a capitales foráneos en varias ramas de la industria.

Pese a lo evidente, el priista desoye las críticas, señalamientos, acusaciones no sólo de los agremiados, sino de diputados y senadores de partidos de oposición, quienes con pruebas y testimonios en la mano refutan al “líder” (espurio), su complicidad para desaparecer plazas sindicales, hasta el eventual cierre de centros de trabajo en Chiapas, Oaxaca, Veracruz, sin que muestre interés por defender a “los suyos”.
Ese no es el estilo de Carlos Romero Deschamps, lo suyo, lo suyo, es amasar cuotas,  subsidios, bonos y porcentaje de la renta petrolera, para sus intereses personales, familiares y partidistas. La protección de los agremiados no está en su agenda de trabajo. Y no es visión personal, baste con revisar el pasado mediato e inmediato de la familia Romero Durán, en google, yahoo y otros buscadores para revivir los excesos y dispendios de la parentela.

No hablo al vacío, hasta el incipiente cibernauta con sólo escribir en la herramienta de Internet los nombres de Carlos Romero Deschamps, José Carlos y Paulina Romero Durán, encontrarán miles y miles de archivos con fotos, historias, anécdotas, opiniones, descripciones, reportajes, entrevistas, videos, sonidos, etc. con la vida de excesos y estupideces que el trío ha realizado a lo largo de 23 años, tiempo en el que el padre ha detentado y explotado para sí, las mieles de la corrupción desde el STPRM.

Lo sabemos todos, incluso internacionalmente es conocido, el desaseo, descaro y prepotencia del lidercillo, pero en México el Sistema, el PRI, la EPE y las autoridades judiciales, dejan hacer, dejan pasar de manera cómplice y omisa y le permiten seguir con sus pillerías, pese a que disidentes, trabajadores sindicalizados, medios de comunicación, periodistas, familiares de afectados, hemos evidenciado las corruptelas del cínico… y se mantiene en el cargo. Sólo en México sucede esto y todos pasivos.

Rumores vienen, rumores van, de que está enfermo de un mal irreversible, que está a semanas, días, horas de dejar el cargo y sólo quedarse como Senador, pero a la vuelta de la esquina ese deseo se desvanece al enterarnos de su nombramiento como Consejero Político del CEN del PRI y el cobijo de sus correligionarios.

Surge entonces la pregunta, y no soy mal pensado, sino realista, ¿por qué todos los identificados con el PRI y el Sistema lo protegen? No es por su inteligencia, elocuencia, capacidad política o cualidades de liderazgo; no, es porque Romero Deschamps y el inexistente SNTPRM fue, es y seguirá siendo la “caja chica” del PRI. No lo digo yo, sino los hechos. Recuérdese la campaña de Francisco Labastida Ochoa a la presidencia de la república en el año 2000, cuando ese Sindicato le dio Mil 500 millones de pesos… y perdió ante el panista Vicente Fox. Dinero digno, prostituido por Romero Deschamps y el PRI.

Pero quizá lo más lastimoso y de lo que el resto de vida el corrupto Romero Deschamps cargará en su conciencia, es el despido, liquidación, pérdida del empleo, de más de 16 mil trabajadores petroleros a raíz de la Reforma Energética de Peña Nieto, sin que el “líder” (espurio) haya hecho algo o protestado para impedir la decisión. Para nada, incluso en el Contrato Colectivo de Trabajo entre Pemex y el STPRM, firmado en 2015, antes de entrar en vigor la Reforma, el tamaulipeco aceptó la desaparición de plaza.

“Con esos amigos, para que quiero enemigos”, diría el clásico. Y todavía siguieron descontando  la “cuota sindical” a los amenazados del recorte. Eso se llama cinismo, “valemadrismo”, indiferencia, impunidad y bajeza; éstas, sí, cualidades personales de Carlos Romero Deschamps.

En fin… Sistema, PRI, Secretaría del Trabajo, después de todo este escenario ¿aun piensan seguir apoyando, manteniendo al Senador en la Secretaría General de un Sindicato que ya no existe o demostrarán dignidad, honestidad, transparencia y democracia, que es su obligación garantizar a la vida institucional del país? Su respuesta debe ser, exigir la dimisión de Romero Deschamps… pero ya. De lo contrario seguirán siendo cómplices y comparsas de un sistema sindical corrupto, añejo, decadente, impositivo e inmoral.

Tienen la palabra y la decisión.

Cambio en la Dirigencia de la ANPERT 

Desde este espacio enviamos una felicitación y nuestro deseo de éxito a Carlos Ramos Padilla, quien el 30 de noviembre de 2016 asumió la Presidencia de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT), para el periodo 2016/2020.

Enhorabuena. Asumió el compromiso de pugnar, entre otros retos,  por medios legales y morales, salario digno y remunerado para los periodistas del país. ´Para ello se acercará a los propietarios de medios de comunicación para hacer escuchar las demandas y necesidades del gremio.

Ramos Padilla sustituyó a Vladimir Galeana, tras 4 años de fructíferos logros.

Un abrazo y todo el apoyo de los periodistas de México.

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas