.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Un ida y vuelta constante; incendian los cuartos

CIUDAD DE MÉXICO. El Clásico, más que un manojo de nervios, fue un libro abierto de malos entendidos. Se jugó a todo pulmón y hasta paralizar los corazones, pero con varias contradicciones.

América tuvo a Chivas en el primer tiempo como pocas veces se le volverá a presentar, y aunque hizo daño con un gol de William da Silva, volvió a quedarse en el camino por no saber cerrar los partidos.

Otra contradicción. Con la insistencia en la línea de cinco defensas que no termina de funcionar en el América, a Edson Álvarez le costó la novatez al cometer el penal.

Del otro lado, Matías Almeyda no escuchó a la tribuna y sentó a la Chofis López por Carlos Peña, aunque el Gullit puso dos pizcas de pimienta que bastaron para mandar el partido empatado a Guadalajara.

El primer aviso fue un tiro al poste y luego se devoró a Álvarez, quien pagó con creces su novatez. El chico tocó por la espalda al Gullit y el penal se decretó a segundos de terminar un primer tiempo que tuvo un guión confuso. Para La Volpe fue una cubetada de agua fría.

Alan Pulido acomodó el balón en el manchón penal, pero la voz jerárquica de Carlos Salcido le hizo cobrar el tiro con toda la experiencia para marcar el 1-1.

Es cierto, Chivas despliega mejor que América, pero a cambio las Águilas presionaron como si no existiera mañana y eso provocó  que el juego se abriera como una nuez.

Las Chivas, seductoras con espacios abiertos, pusieron sus raciones de peligro, pero el botín era bueno. Empate y gol de visitante. Al América, que se quejará del penal de aquí al juego de vuelta, no le queda otra que apelar a la épica y demostrar si es capaz de quitarse el yugo de su odiado rival.

Fuente: Excelsior.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas