.

jueves, 3 de noviembre de 2016

La Cueva de la Hidra / Democracia, esa Quimera

Margarita Jiménez Urraca

¿La democracia es forma de vida en nuestro país? ¿Es un sueño que tuvieron unos cuantos o muchos?, ¿una quimera? o ¿es la receta para desmontar una pirámide autoritaria construida durante la post revolución, dar vida al equilibrio entre los poderes constitucionales, hacer realidad el federalismo diseñado en la Constitución que permitiría además el ejercicio de las libertades, la convivencia y competencia de la pluralidad política? como lo señalaría hace 20 años José Woldenberg. Pareciera ser que no fue así del todo, el sistema se debilitó y hoy se vive la desilusión democrática, de darse cuenta que no es la panacea para los males del país. Ciertamente se abrieron las opciones partidarias pero se cambió de la dictadura de un solo partido a un régimen de partidos en el que la democracia se vive sólo electoralmente y en la que la exigencia ciudadana del derecho al voto y a su respeto es quizá lo más rescatable.

¿Se horizontalizó el poder? Quizá, pero en simultáneo la ilegalidad expresada en corrupción e impunidad se acrecentó, exponenciada por las Redes Sociales, herramienta por demás democratizadora, fantástica e infernal; en ellas, verdad y mentira conviven, todos opinan sin ton ni son, cualquier persona puede subir videos sin responsabilidad alguna o sin mediar un debate de fondo.

En España el proceso democrático y la falta de integración de un gobierno después de tres elecciones es un buen ejemplo del fracaso en este sentido. El referéndum inglés conocido como Brexit terminó con la salida del Reino Unido de la Comunidad Económica Europea, lo que puso en evidencia el proceso y los equívocos ciudadanos (cuando quisieron corregir ya era muy tarde). En Alemania, el partido de la Primera Ministra Ángela Merkel perdió las elecciones y con ello muy probablemente no sólo su partido. El modelo democrático ha mostrado sus dificultades para funcionar eficazmente cuando entran en juego las mayorías y, la segunda vuelta pareciera no ser la opción.

En México en 1994 se creó el Grupo San Ángel con el ánimo de impulsar elecciones democráticas y enfrentar pacíficamente los conflictos que se venían presentando. El grupo era plural y lo conformaban entre otros: Carlos Fuentes, Manuel Camacho, Vicente Fox, Elba Esther Gordillo, Luis Villoro, por citar solo algunos de los que participaron. Ellos creían que las cosas podrían ser diferentes en el país. No ha sido así. La única verdad democrática es la incertidumbre.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas