.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Comentario a Tiempo / El jurado

Teodoro Rentería Arróyave*

MADRID, ESPAÑA. Jurado, significa decidir sobre algo o sobre alguien o algunos bajo el juramento de actuar bajo el más estricto decoro, imparcialidad, moralidad y decencia.

La palabra jurado, gramaticalmente nos indica el diccionario, es el participio del verbo jurar, que a su vez, proviene en su etimología del latín “iurāre” con el significado de dar a los dichos, opiniones o decisiones un halo de objetividad e imparcialidad al encomendar a alguien en quien uno cree o le interesa, el juicio sobre su conciencia, o sea en ámbitos donde la justicia de los hombres no puede ingresar: “te juro por Dios que digo la verdad”.

Los jurados son tribunales que se integran para decidir en conjunto determinadas cuestiones y evitar la parcialidad de que sea una sola persona la que lo haga.

Los honorables jurados, que así se les designa para significar su importancia a la vez que su alta responsabilidad, son de una variedad inmensa, los más conocidos son los que deciden sobre la culpabilidad o no de un acusado que puede,  dependiendo de la nación y de su régimen, ser sentenciado a muerte.

También los hay para la banalidad de los concursos de belleza, siempre cuestionados por su frivolidad intrínseca. Más acordes con el desarrollo físico son los jurados para las competencias deportivas, que en efecto juzgan talento y preparación.

Los más significativos, sin quitarle importancia a los demás, son los que deciden sobre el intelecto de los participantes y nos estamos refiriendo a los concursos sobre el aprovechamiento de la enseñanza desde las escuelas de párvulos hasta los sínodos que aprueban o desaprueban exámenes profesionales en los niveles de licenciaturas, maestrías y doctorados.

Los múltiples premios periodísticos que se entregan cada año en todo el mundo son de una transcendencia sin igual, sobre todo cuando los jurados se integran entre pares.

No se diga la gran responsabilidad de los jurados sobre los premios de ciencias. Todos son muy importantes, pero ahora nos toca participar en uno de los famosos literarios del mundo, nada menos que el Premio de Literatura en Lengua Castellana "Miguel de Cervantes", al que convoca anualmente el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de esta nación ibérica.

Somos 16 miembros los que conformamos El Jurado, al menos en mi caso, no existe una conocencia personal entre nosotros. También es de significarse, qué horas antes sabremos de los postulantes al deseado galardón. En una sola sesión tenemos que decidir sobre el premiado.

Dos reglas son invaluables: no puede declararse desierto. Guardando las distancias, es como el Colegio Cardenalicio, no salen los purpurados hasta que ordenen que salga el humo blanco porque designaron al nuevo Papa.

Las otras reglas indican que ningún galardonado puede repetir en el "Premio Cervantes" y nunca podrá otorgarse en forma póstuma.

Llevamos la representación del Continente a través del periodismo organizado, concretemos, de nuestra respetada Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP. en verdad que estamos comprometidos y sabremos cumplir.

* Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.mx, y www.clubprimeraplana.com.mx 

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas