.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Comentando / Se entregó el panista Guillermo Padrés. No lo capturaron

* Ahora, GF, queremos lo mismo con los Duarte, Moreira, Yarrington, Borge, etc.

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com

¿Cayó el primero, de decenas de ex funcionarios públicos acusados por por robo, defraudación fiscal, enriquecimiento ilícito, etc.? Si, pero no fue capturado –incapacidad de las policías de investigación federal y local- se entregó voluntariamente al juez de la causa. Se trata, como ya es del dominio público del ex gobernador de Sonora, el panista (a quien le retiraron sus derechos partidistas) Guillermo Padrés Elías, que hurtó 8.8 millones de dólares y más de 174 millones de pesos, se encontraba “perdido” y era buscado, incluso por la Interpol.

El ex mandatario se la jugó y evidenció la incapacidad de las autoridades federales, pues en una actitud retadora, se presentó en un noticiario de radio matutino y declaró que se entregaría voluntariamente a las autoridades, porque es inocente de los cargos que se le imputan. Al término de su visita a la radiodifusora, los dilectos efectivos de Marina y de la PGR lo esperaban en las puertas, sin embargo, no lo podían detener porque cuenta con varios Amparos, por lo que subió a su lujosísima camioneta, acompañado de su abogado, el ex Procurador General de la República (PGR) el panista Antonio Lozano Gracia, (en el sexenio de Ernesto Zedillo), quien impidió su arresto en vía pública.

Luego del recorrido hacia el juzgado en el oriente de la CDMX, una vez más los dilectos marinos y policías judiciales, intentaron, por segunda vez detenerlo, cosa que no consiguieron y por propio pie, inculpado y abogado entraron al juzgado para ponerse a la orden de la autoridad.

Hasta aquí el hecho. Y como inicia esta entrega, ¿será el primero, de una serie de corruptos ex gobernadores del PRI, como Humberto Moreira y su hermano Rubén, saqueadores del Estado de Coahuila, Fidel Herrera Beltrán, Ulises Ruiz, Mario Marín, Javier Duarte de Ochoa, César Duarte Jáquez, Arturo Montiel Rojas, Roberto Borge Angulo, Rodrigo Medina de la Cruz, Tomás Yarrington Ruvalcaba y decenas más?,  espero que sí.

El hecho en sí, no es su captura y reclusión en la cárcel, cómo debe ser en un país que se considera democrático y respetuoso del Estado de Derecho, sino obligar, con todas las de la ley devolver todo el dinero y los bienes muebles e inmuebles, joyas, arte, autos, yates y  más, que estos pillos atesoraron con dinero público; con la riqueza que los mexicanos, involuntariamente, les dimos, a través de los presupuestos asignados a sus entidades.

Para estos truhanes lo de menos es pisar una cárcel varios años, sabedores que su familia seguirá gozando, disfrutando, solazándose de las propiedades adquiridas con dinero robado, malhabido; al término del cual saldrían libres y a seguir disfrutando la vida con toda la riqueza defraudada.

No. Ese no es castigo, porque el tramposo se  arriesgan desde que asume el cargo a robar y  lo pesquen. Pero en México, por desgracia, sólo se aplica la punibilidad al corrupto (cárcel), no se decomisan los bienes, efectivo y demás, adquiridos con dinero público. Tal fue el caso del “hermano incomodo”, Raúl Salinas de Gortari,  quien durante el sexenio priista de Carlos, amasó una enorme fortuna (enriquecimiento ilícito) como burócrata del Sistema, por más de 224 millones de pesos, 41 propiedades (ranchos, casas, terrenos) y 74 millones de dólares en bancos suizos.

Raúl, al ser descubierto (de ahí el mote del hermano incomodo), fue detenido y purgó cárcel durante 10 años, al quedar libre se inconformó por su fortuna decomisada y luchó para recuperarla, cosa que logró sólo por el dinero mexicano (224 mdp), los 74 millones de dólares la autoridad suiza la devolvió al gobierno federal (¿en dónde quedó ese dinero?) y de las propiedades sólo rescató algunas.
Esto es, y así es la justicia mexicana, se comprobaron las trapacerías de Raúl, pagó una década encerrado pero parte de la riqueza malhabida la recuperó… y hoy vive tan campante disfrutando sus raterías.

¿Eso queremos en el caso de Guillermo Padrés, quien robó 8.8 millones de dólares y más de 174 millones de pesos? No, desde luego. Que lo refundan en prisión, pero antes o en el proceso judicial, que le quiten el dinero, propiedades, vehículos, cuentas bancarias, inversiones y bienes producto de sus raterías. Es el momento preciso para que la autoridad federal –EPN- recupere un céntimo de credibilidad, confianza y transparencia; de lo contrario se interpretará sólo como un caso más de injusticia mexicana, como fue el de Raúl Salinas de Gortari.

Para ejemplificar este detalle de incredulidad de la sociedad al gobierno peñista, reproduzco, con su autorización, un pequeño diálogo entre dos personas a través de Facebook, al momento de saber sobre la entrega voluntaria de Guillermo Padrés Elías a la autoridad. Es textual:

 Oliva Santoyo Vamos a ver cuánto dura en el Reclusorio. Ojalá que no salgan con la estupidez de que nada más va a estar tres horas ahí, que no hay pruebas ni delito que perseguir, y se larga libre y exonerado... y con todo el dinero que se robó. Es que YA NO hay confianza en ninguna institución y ya no creemos en nada..., y qué feo es eso.

Javier Velázquez Flores  (excelente periodista) Tiene que llevar un proceso en donde no haya trampas ni corrupción. Es cierto, Oli, Oliva Santoyo, ya no confiamos en nadie.

Las redes sociales no les gustan a los políticos porque los desnudamos, están pugnando –no lo lograrán- por reglamentar su uso, pero que importantes son, pues las opiniones, criticas y reconocimientos, de los usuarios son reflejo de la sociedad lastimada, ignorada, minimizada (por los medios de comunicación afines al Sistema), y única “ventanilla popular”, para desenmascarar los corruptos, desastrosos, incapaces e impunes gobiernos y funcionarios, públicos que bajo el tradicional y caduco sistema de “quejas y sugerencias”, no dan resultados a las demandas de una población agraviada por los gobiernos.

Volviendo al tema central. Que más les duele a los corruptos funcionarios cuando son detenidos, desde luego que les decomisen los dineros, esas fortunas de las que su esposa, hijos, nietos, parientes, amantes, amigas, paleros, cómplices y demás, usufructan, valiéndoles un cacahuate la vergüenza de saber que es dinero robado al pueblo… Esa es la auténtica derrota al corrupto. La cárcel, es sólo una temporada de asueto o vacación, de la que su abogado, con el dinero robado lo liberará por medios lícitos o ilícitos que se acostumbran en México. La cárcel para ellos es sólo un impasse.

Bajo este escenario y la agresión que aplicará el Sistema priista contra el corrupto Padrés Elías, esperamos que a los ex gobernadores (PRI), arriba citados, se les aplique la misma receta y medida. Salvo Duarte de Ochoa (fugado) los demás están ahí, localizables, ubicados, vistos. Entonces porqué esa misma “dilecta” autoridad que trató de detener a Guillermo Padrés, no actúa ya, en contra del otro Duarte, de Borge, Herrera Beltrán, Montiel, Marín, el clan Moreira, Ulises Ruiz, Rodrigo Medina, Yarrington y los que se acumulen.

Insisto, Peña, tienes la magnífica y última oportunidad de enjugar tus incapacidades deteniendo y poniendo ante un juez honesto… honesto de verdad, a esta caterva de truhanes, de todos conocidos. Si no lo haces, confirmaremos que este ha sido un gobierno fallido, pese a tus promesas de campaña, la mayoría no cumplidas.

Guillermo Padrés, sé honesto, asume las responsabilidad de tus actos (corruptelas), acepta la cárcel como escarmiento, pero lo más importante, devuelve a la sociedad y a los sonorenses lo que les robaste, no sean indigno, sé hombrecito y paga dignamente tus errores.

Panistas, Ricardo Anaya, ahora es tiempo de exigir, presionar al gobierno priista para que los multicitados corruptos e impunes sean capturados como su ex correligionario. De no hacerlo interpretaré que fue una concertaseción, una negociación, un cochupo, entregar al PRI a Padrés Elías a cambio de alguna jugarreta que podría reflejarse en 2017, en el Estado de México o un arreglo vergonzoso en 2018, para la madre de todas las elecciones.

Sean dignos, no cometan más errores y demuestren que en el PAN no hay impunidad, que no solaparán a corruptos. Si no lo hacen, serán la misma harina podrida que PRI.

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas