.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Comentando / Corrupción, colusión, indiferencia e impunidad, ADN del sistema político y gubernamental

* Simulación, moralina de los discursos públicos

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com

A los mexicanos no nos sorprenden las corruptelas, raterías, omisiones (de la autoridad federal), impunidad y reiteración de actos culeros como los que estamos enterados, hoy y aquí: Javier Duarte de Ochoa, César Duarte, Humberto Moreira, Tomás Yarrington, Roberto Borge, Arturo Montiel, Luis Videgaray (Malinalco) Enrique Peña Nieto (Lomas de Chapultepec), Ulises Ruíz, Fidel Herrara (Veracruz), José López Portillo (Colina del Perro).

Felipe Calderón (Estela de Luz), Vicente Fox y Marta Sahagún, (las raterías de sus hijos Manuel y Jorge Bribiesca Sahagún), Guillermo Padrés (Sonora), Mario Marín (Puebla), Carlos y Raúl Salinas de Gortari, Rubén Moreira Valdez, quizá el más corrupto e impune (priista por cierto) Carlos Romero Deschamps, y miles de etcéteras más.

Así como el término etc. significa incompleto (acción que de manera cómplice e impune  solapa la autoridad judicial y policiaca federal), dígame amable lector, de los nombres expuestos y los que faltan, a quien se le ha entablado juicio, buscado, perseguido, detenido y enjuiciado por los delitos cometidos, ¿a ninguno, verdad?. No se equivocó, esta es la realidad mexicana.

Se difunde estos días un video en Redes Sociales en donde se exhibe un juicio, sentencia y ejecución, en la horca, de un funcionario público chino, a quien se comprobó corrupción y enriquecimiento “explicable”, y lo pagó con su vida. Ilusión que aquí, soñamos ver, pero como la CNDH defiende siempre a los malos, perderemos esa oportunidad de gozar un castigo similar para tanto zángano, vividor, corrupto e inmoral servidor público de primer nivel.

Ahora nos sale Enrique Peña Nieto con un movimiento light quesque para castigar a los corruptos César Duarte, Javier Duarte y Roberto Borge, jajajaja ja, ¿castigar?, cambiando a la ineficiente Arely Gómez, de la PGR, para colocar a su amigo, “compromiso” y favoritismo, Raúl Cervantes. Que según para limpiar la imagen turbia de la fiscalía federal, pues nadie en este país confía o cree en las acciones de ésta en contra de gobernadores, alcaldes, etc. corruptos y rateros.

¿Y cómo creer que habrá un cambio si se coloca a los mismos priistas tramposos, busca cargos, improvisados, habilitados, sin perfil profesional para el cargo? Y el caso de Raúl Cervantes es ejemplo fehaciente de la imposición peñista. Recuerden que este sujeto, primero buscó ser Ministro de la Corte, propuesto por el inquilino de Los Pinos (su cuate), pero la razón, la lógica y la coherencia de ciertos Senadores, echó para abajo la intención del mexiquense de colocar a su amigocho en la SCJN.

Meses después, y sin el perfil profesional para el cargo, vuelve a la carga Peña y quita de la PGR a la inútil Arely Gómez González (hermana de Leopoldo Gómez, Vice presidente de Noticieros de Televisa. Captan la relación y conflicto de interés que existe), paras insistir en llevar al primer círculo a Cervantes, y sin traba en la Cámara Alta, le “aprueban” el nombramiento y éste llega a un cargo público que durará 9 años –preparando el terreno para cuando termine su sexenio- pues a partir de 2018, desaparecerá la PGR y se convertirá en Fiscalía General de la República.

Dice el refrán popular “piensa mal y acertarás”. Colocar en la PGR a un amigo, a dos años de distancia para blindar su salida y evitar acciones legales post sexenales (Casa Blanca y lo que se acumule) es una táctica vieja, que alerta hoy a los mexicanos, de eventuales acciones como la de Javier Duarte de Ochoa… Al tiempo.

El tema de esta entrega es la corrupción y las ligas de complicidad para encubrir al amigo, al comparsa, al malandrín que amasó inmoral e  ilegalmente fortunas del dinero público, y como para “taparle el ojo al macho” se inicia ¿Por qué al final? Y no durante el sexenio del inculpado? Una cacería de brujas, con el apoyo de la televisora favorita del Sistema, con declaraciones de funcionarios asustando y amenazando con aplicar “todo el peso de la ley” por el robo y fraude.

Ya no creemos en esas advertencias. A ver, Sistema, ya existe una orden de búsqueda, detención y  presentación ante la instancia judicial de Humberto y Rubén Moreira Valdez, ambos por fraude, defraudación y lo que resulte, en contra de la hacienda de Coahuila? No verdad, pero sí la tienen y es coherente, contra Javier Duarte (prófugo de la justicia). Si capturan al veracruzano, exigimos que se haga lo mismo con Humberto Moreira, de lo contrario será mera simulación.

Tampoco el panistas Felipe Calderón ha demostrado y convencido a la autoridad de cómo sobregiró el presupuesto para la construcción de una verdadera obra estúpida, inútil y además fea, como la Estela de Luz (estafa de luz), dicen los que saben. Luego de que terminó su sexenio, con la mayor tranquilidad e impunidad, se fue am gozar de su pensión vitalicia y del dinero mal habido que se llevó y sigue en la absoluta impunidad.

El juicio social contra Calderón Hinojosa es por esa ratería de monumento y por los más de 105 mil asesinatos de miliares, marinos, delincuentes, sicarios, inocentes, victima colaterales, etc. de su “guerra fallida” contra los cárteles de las drogas en su sexenio. De esto, el cómplice Sistema que regresó (PRI) mostró indiferencia, desinterés, incapacidad. Los familiares de las víctimas si protestan y demandan… pero son ignoradas por un gobierno intolerante, insensible e incapaz.

Esto es corrupción e impunidad. No hay que buscarle.

Cuando este gobierno federal siquiera insinúe interesarse en perseguir a ex funcionarios corruptos que gozan del dinero mal habido, quizá creeremos que tiene algo de materia gris y que responde al clamor popular de justicia; pero doy triple contra sencillo que no les interesa perseguir a sus correligionarios de partido (PRI) a pesar de que el colectivo social los señala por ratas, corruptos e impunes. Repito algunos apellidos para refrescarle la memoria al Sistema de que a pesar de tantos años, la sociedad no olvida los agravios, engaños, mentiras –te lo firmo y te lo cumplo- corrupciones comprobadas (Casa Blanca, Malinalco, Lomas de Chapultepec, etc.): Luis Videgaray, Javier Duarte, César Duarte, Humberto Moreira, Carlos y Raúl Salinas de Gortari, Arturo Montiel, Guillermo Padrés Elías, Enrique Peña Nieto, etc.

Un día sí y otro también, periodistas, columnistas, noticiarios, redes sociales, WhatsApp, diarios y herramientas electrónicas damos cuenta de las actitudes delictivas de un alcalde, diputado, senador, gobernador, funcionarios públicos de bajo, medio y alto niveles, denunciamos, exhibimos, divulgamos pero las autoridades responsables ignoran el llamado social, argumentando o falta de capacidad, de denuncia, o bien por complicidad, corrupción o indiferencia; pero todos los días, en todos los niveles de gobierno y servicio público se cometen fechorías que quedan impunes.

La sociedad ya cumple su obligación, denuncia, expone, divulga, no se le puede llamar  desinteresada en colaborar para erradicar esta lacra social; sólo que la autoridad se escuda en mil y unos argumentos banales para evadir su responsabilidad y/o complicidad: no hay credibilidad ni confianza en el servidor público federal y local.

No he olvidado a otra ratota, prófuga de corrupción, mentiras y fraudes. Este es perredista, fue Jefe de Gobierno del DF, y tras robar descaradamente y concluir su gestión, huyó como cobarde que es, no sólo de la ciudad, sino del país, para usufructuar el dinero timado al Sistema de Transporte Colectivo, Metro.

Se llama Marcelo Ebrard Cassaubón, puso su residencia, junto con su familia, en Paris, Francia, en donde a cuerpo imperial se dan la gran vida, con dinero que no les pertenece y que extrajeron ilegalmente de la arcas publicas del Distrito Federal, inflando, sobrevalorando el presupuesto y costos de lo que Marcelo soñó, su obra tras sexenal y catapulta para ambición política, ser candidato del PRD, a la presidencia de la república en 2018.

Pero su ilusión de oropel se vino abajo luego de descubrirse que la Línea Dorada, o Línea 12 del Metro (Tláhuac/Mixcoac) fue un fisco, fue una obra de papel que en menos de 4 meses de operación se resquebrajo, literalmente, y puso en riesgo la vida de más de 412 mil usuarios diarios.

Tras la investigación legal y mediática se comprobó el nulo proyecto, la mala planeación, el pésimo diseño, los pésimos materiales, contra cifras exorbitantes de presupuesto/costos  y sobreprecio de 744.5 millones de pesos, dinero que a cuatro años de distancia Marcelo Ebrard no ha justificado… y desde luego, regresado.

Esto es robo, estafa, fraude, lo sabe Miguel Ángel Mancera, el Procurador de Justicia Ríos Garza, la ALDF, el Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, los capitalinos, incluso el Gobierno Federal, que destinó dinero público a la obra… pero nadie hace nada. Dejan en la impunidad a Marcelo, disfrutando del dinero que hurto a la Ciudad.

Esto es corrupción, impunidad, encubrimiento, colusión, indiferencia, de Mancera Espinosa que en su momento se acobardó y no denunció penalmente a su antecesor. ¿Cómo se llama esto? complicidad, colusión, omisión, que en el Código de Procedimientos Penales de la CDMX es constitutivo de delito, contra los funcionarios públicos (mencionados) que lo permiten.

Así que, tras este panorama sobre la corrupción y su hija impunidad, ningún funcionario público federal, local y municipal se escapa de la complicidad. Es una realidad lastimosa, vergonzosa, inmoral. Lo saben los aludidos… pero les vale madre, ellos van por lo suyo, dinero y lo demás, no les importa.
Divina y sucia casta política… de todos los partidos.

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas