.

martes, 22 de noviembre de 2016

Cañazos / El muro pasa a segundo término

Arturo Bárcena Bazán

En sí, la construcción del muro anunciado por Donald Trump a lo largo de los tres mil kilómetros de frontera, no debe asustarnos ni tensarnos en demasía.

Estados Unidos tiene la potestad de construir ese muro, lo que no tiene derecho es  que los mexicanos residentes en Estados Unidos sean quienes tengan que pagarlo.

El muro es una acción de defensa de Donald Trump. Afirma que por la frontera con México entran a Estados Unidos delincuentes y en algunas ocasiones terroristas. Pues que la Patrulla Fronteriza se avoque a cuidar su frontera conforme a derecho, sin pisotear los derechos humanos  de quienes son detenidos al intentar el cruce ilegal, algunos de los cuales son  asesinados por la policía estadunidenses o perecen en el intento par causas naturales.

Lo que realmente debe preocupar a México es la cuestión económica, la seguridad y la deportación de entre dos y tres millones de mexicanos, aunque Donald Trump no ha especificado el número de connacionales, centroamericanos y asiáticos que repatriará, pero cifras conservadoras prevén que la mayoría sean mexicanos.

La renegociación del Tratado de Libre Comercio, que entró en vigor el primero de enero de 1994, firmado por Canadá, Estados Unidos y México, debe ser un asunto al que el gobierno mexicano deberá poner el mayor interés. Deberá integrar un grupo con amplios conocimientos sobre el tema, integrado incluso por empresarios y no sólo por políticos o economistas oficiales. De como se integre este grupo negociador mexicano con sus pares estadunidenses y canadienses, dependerá en mucho el futuro de la economía mexicana, pues no hay que olvidar que Estados Unidos sigue siendo nuestro principal socio comercial.

 Hay que mantener el l nuevo convenio aéreo entre EU y México, el paso de camiones  y contenedores  mexicanos a lo largo y ancho de la frontera, son temas que deben preocupar al gobierno de Enrique Peña Nieto. Nada de bravuconadas, sí mucho de negociación especializada.

Otro tema que debe preocupar a México es qué se va a hacer en caso de que esos dos o tres millones de mexicanos que actualmente viven en  Estados U<nidos sean enviados de regreso a nuestro país. También es preocupante qué se va a hacer con los miles de refugiados, principalmente haitianos, con los centroamericanos que obtuvieron permiso de tránsito por territorio nacional hacia los Estados Unidos  y que permanecen en la frontera con Estados Unidos en espera de poder pasar al país del norte. La repatriación y la permanencia de esos refugiados extranjeros constituirán un grave problema para México. Querrán contar con fuentes de trabajo, con servicio médico, con educación, con habitaciones para vivir. El gobierno mexicano ¿está preparado o está preparándose para esta contingencia?, Si no hay iniciar un programa para resolver estos problemas, deberá iniciarlo de inmediato., el problema está latente.

Los viajes de turismo, de estudios de posgrado, hacia las prestigiosas universidades de Estados Unidos no se frenarán. Los convenios son entre universidades, totalmente ajenas al curso político de Donald Trump. Y la gente media alta de nuestro país, seguirá viajando a Disneylandia, a Colorad  a esquiar o a Las Vegas, a Orlando, Nueva York, a ver juegos de futbol americano o de beisbol, principalmente. Para loas mexicanos adinerados no tiene freno la relación dólar-peso.

Otros que seguirán viendo a Estados Unidos como el país donde hay que invertir serán los gobernadores, ex gobernadores y funcionarios deshonestos, especialistas en saquear las arcas del erario para su beneficio personal, haciendo caso omiso de la Ley de Transparencia, de la Ley Anticorrupción, de la Ley 3 de 3, las cuales se promulgaron para ser violadas por mexicanos deshonestos.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas