.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Cañazos / Donald Trump, presidente electo, conciliador

*Convoca a la unidad, a buenas relaciones internacionales
*Reconoce el esfuerzo y trabajo de Hillary Clinton

Arturo Bárcena Bazán

DALLAS, Texas, EUA.- “Nos llevaremos bien con todas las demás naciones, con las que tendremos buenas relaciones. Quiero decirle al mundo que si bien pondremos primero los intereses de los Estados Unidos, también nos interesa tener relaciones justas. Debemos recuperar el destino de nuestro país, cada estadunidense tendrá oportunidad de hacer realidad sus sueños. Es hora de que nos mostremos como un pueblo unido; prometo a cada uno de los ciudadanos de nuestra tierra que seré presidente de todos. Les tiendo la mano y les pido su ayuda, podemos trabajar unidos para el bien de nuestro país, trabajemos para unificar a los Estados Unidos, reconstruyamos nuestra nación”, fueron algunos de los conceptos que pronunció a las dos de la mañana de hoy miércoles 9 de noviembre, una hora menos que en Washington, el Presidente electo de los Estados Unidos, durante su primer discurso que con tan alto cargo pronunció ante cientos de sus seguidores en la ciudad de Nueva York, momentos después de que fue reconocida su victoria , que lo convierte en el 45 Presidente en la  historia de este país.

Posteriormente hizo un reconocimiento a su familia y al equipo de campaña que lo acompañó durante su incursión en la política, que lo llevó a remontar todas las encuestas que daban como triunfadora a la demócrata Hillary Clinton, a quien Trump hizo un reconocimiento al iniciar su discurso. Dijo, refiriéndose a ella :”Acabo de recibir unas llamada de la secretaria Clinton, nos felicitó por nuestra victoria y yo la felicité a ella por su esfuerzo de campaña. Ha trabajado durante mucho tiempo y le debemos darle nuestro reconocimiento por su esfuerzo”.

Momentos antes, a la una de la mañana con 37 minutos, la Associated Press, The Washington Post, Cadena Fox y CNN informaban que Trump había rebasado los 272 votos del Colegio Electoral.

Alcanzaba en esos momentos 276 delegados contra 218 de Hillary Clinton,  quien no tuvo el apoyo que esperaba de la comunidad afroamericana, así como de latinos y millennials, cuya participación fue muy inferior a la que obtuvo Barack Obama en 2008. Tan solo el grupo de jóvenes de entre 18 y 29 años descendió de 23% de votantes a favor de los demócratas a un 13%.

Esta elecciones dejaron como resultado una nación muy dividida, con una generación de raza blanca, que inesperadamente salió a votar a favor de Trump, mientras que latinos, migrantes, hispanos, afroamericanos, no se reflejaron en las urnas como se tenía previsto y que había ocasionado que las encuestas y medios de comunicación se inclinaran por el triunfo de Hillary Clinton. Una derrota de las compañías encuestadoras y de los medios de comunicación. Un país dividido entre la costa occidental, demócrata, y el centro y este del país, republicana. Por cierto en Texas fue notorio el que el ex presidente George Bush y esposa Laura depositaran su boleta en blanco, según confirmaron ellos..
El triunfo de Donald Trump provocó la caída de las Bolsas  y seguramente del peso mexicano.

Trump tomará posesión  el próximo 20 de enero de 2017. En estos 71 días que faltan para que asuma Trump la Presidencia por cuatro años “ o por ocho”, como lo mencionó en su discurso,  el gobierno de México deberá de iniciar consultas con los sectores diplomáticos, empresariales, sociales, académicos de nuestro país, para trazar una estrategia que contrarreste los mensajes de odio y animadversión que envió Trump durante su campaña, durante la cual amenazó con deportar a los siete millones, que calculó, de mexicanos indocumentados, así como modificar el Tratado de Libre Comercio existente entre México, Estados Unidos y Canadá. El que  uno, dos o tres millones de mexicanos  que viven en Estados Unidos sean deportados, constituirá, sin lugar a dudas, un grave problema laboral para México. Al respecto recordemos que Obama durante su mandato deportó a México alrededor de un millón y medio de connacionales. Ha sido el Presidente que mayor número de deportaciones efectuó durante su administración.

Hay que tomarle la palabra a Trump, quien en su discurso señaló que quiere tener buenas relaciones internacionales. Su falta de diplomacia fue lo que seguramente lo llevó a tratar a México con tono despectivo. Una ventaja para México es la marcada división que dejó entre los estadunidenses esta 58 elección presidencial, prueba de ello es que ganó en 29 estados contra 21 de Hillary Clinton, pero en lo que respecta al número de votantes éste favoreció, según se informó a Hillary.

Hoy, Estados Unidos es un país muy polarizado, dividido, con dos candidatos presidenciales muy poco populares, un país al que le urge una reconciliación, con un Presidente que afirmó durante su campaña que Estados Unidos son para los blancos, los que finalmente lo llevaron al triunfo, al acudir a votar cientos, miles, que no lo habían hecho en elecciones anteriores.

El voto oscuro se había impuesto, rompiendo todos los pronósticos y causando temor en varios países, que esperan enfrentar algún tipo de crisis económica y escenas de tiranismo, ambas un poco diluidas por el primer mensaje de Trump. Sin embargo, habrá que esperar la conformación de su gabinete y las políticas que anuncie llevará a cabo durante su administración. Pero México no puede quedarse de brazos cruzados, desde ahora el gobierno de Enrique Peña Nieto deberá ir trazando la estrategia a seguir ante las amenazas que hizo el ahora Presidente electo durante sus actos de campaña.

Trump contará con que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes y de Senadores, lo que le dará margen de maniobra.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas