.

lunes, 24 de octubre de 2016

El mundo en tensión

Miguel Arroyo

En los últimos días previos a la elección presidencial en los Estados Unidos de América, las encuestas parecen señalar un triunfo inminente, aunque por escaso margen, de la candidata del partido demócrata Hillary Clinton sobre el candidato republicano Donald Trump.

Si bien las encuestas no votan, todos los factores de tendencia como son redes sociales y medios de comunicación apuntan hacia la derrota de Donald Trump, quien para colmo de sus males, se atrevió a decir que no reconocería el resultado sí éste le era adverso, lo cual para la tradición demócrata estadunidense, esto es poco más que una blasfemia.

Por otra parte el daño que Trump habrá hecho a la sociedad americana, solamente se podrá medir en un plazo no inmediato, por la polarización que provocó entre los diferentes sectores de la sociedad estadunidense, puede prolongarse en el tiempo y reflejarse en otros aspectos de la vida cotidiana del vecino país del norte.

Donald Trump en sí mismo representa la peor expresión del individualismo estadunidense. Su ignorancia, egolatría y visión materialista de los valores puede tener como consecuencia un desastre internacional, si es que sorpresivamente Trump llega a obtener un triunfo inesperado.

Hillary Clinton obtendrá una victoria gracias a los errores de Trump, más que a sus propias cualidades durante la campaña. Se dice que su personalidad opaca y fatigada no emociona a las audiencias ni cercanas ni mediáticas, tuvo que aparecer el apoyo del Presidente Barak Obama y de toda la fuerza del partido demócrata para permitir que Hillary repuntara en los momentos más difíciles donde incluso llego a estar abajo en las encuestas.

No deja de llamar la atención que algunos de los grandes personajes del partido republicano se encuentran avergonzados ante el discurso de Trump y se han retirado silenciosamente de la campaña o han expresado ante los medios, que de ninguna manera pueden permitir que se les identifique con posturas divisionistas o retrogradas.

Tendremos que esperar todavía unos días para conocer el resultado de las elecciones aún y cuando según el sistema electoral estadunidense, los electores pueden ir ya depositando sus votos. El 8 de noviembre todo el mundo estará pendiente de los resultados electorales en espera de la victoria de Hillary Clinton y de que la derrota de Donald Trump sea tan apabullante  que su descalificación del resultado electoral no tenga sentido alguno.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas