.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Con Valor y Con Verdad / Inició ya el combate a la impunidad

Gustavo Rentería*

Las detenciones y las cárceles también son democráticas. Así como el Pacto por México logró unir a las 3 principales fuerzas políticas del país para tocar fuertes intereses, y por fin dar el banderazo de salida para transformar a la nación, hoy irán a prisión un tricolor, un panista y un perredista.

Todos sabemos que Javier Duarte, gobernador con licencia de Veracruz, pronto será detenido. La Procuraduría General de la República nos sorprenderá con la investigación, que será similar a la presentada cuando detuvieron a la maestra Elba Esther Gordillo: facturas, escrituras, cuentas bancarias, videos y fotografías. Pero más allá de que vaya tras las rejas, se exigirá que regrese mucho de lo que se llevó de manera ilegal.

Junto con el siniestro personaje, toda una red de políticos -hasta hace una semana muy encumbrados e intocados- serán aprehendidos y ventilados frente a las cámaras de la televisión, los micrófonos de la radio, y los diarios impresos como también electrónicos.

Seremos testigos los mexicanos -con pruebas fehacientes- de cómo el primer mandatario de un estado muy rico utilizó las partidas presupuestales a su antojo, desvió dinero para su beneficio y se burló de empleados, y proveedores que están a punto de la quiebra.

El Presidente Enrique Peña Nieto tendrá la fabulosa oportunidad de quitarse de encima a un traidor, a un estorbo y con sus ejemplares penas, enviar un mensaje de que la corrupción ya no cabe en la política mexicana. Al menos a esos niveles -porque sería iluso pensar en el destierro de una práctica, que se antoja difícil de erradicar aquí y en cualquier parte del planeta.

También correrá la misma suerte el exgoberandor azul de Sonora. Ya se le busca en 190 países, y millones de mexicanos quedaremos boquiabiertos de la información que ya posee el Ministerio Público de la Federación. El conservador norteño salió un verdadero hampón. Si se le compara con Javier Duarte, a bote pronto muchos apostarían que es más corrupto el alumno más refinado de Fidel Herrera Beltrán, pero el panista le compite en riqueza, robada claro.

Junto con Padrés también irán a la cárcel varios ex secretarios y hasta un diputado federal, que primero enfrentará un juicio de desafuero. Y la información que presentará la Fiscalía Anticorrupción de Sonora y la PGR comprobará cómo violaron la chequera a su antojo.

Pero dijimos que las detenciones y las cárceles también son democráticas; por ello un perredista también pronto será detenido. En la lista está Ángel Heladio Aguirre, ex gobernador de Guerrero; Gabino Cué Monteagudo, todavía gobernador de Oaxaca, y Marcelo Ebrard Casaubón, ex Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Todos ellos poseen suficientes elementos para convivir tras la rejas con Daurte y Padrés.

Las elecciones de 2017, donde estarán en juego las gubernaturas de Coahuila, Nayarit y Estado de México se concentrarán en un tópico: combate a la corrupción. Y no se diga los comicios federales de 2018, donde los sptos, los debates, memes y discusión en general se centrará en quién es el más y menos corrupto de los contendientes.

Por todo lo anterior, es una gran oportunidad para encarcelar a Duarte, Padrés, a un perredista y a un grupo de empresarios que se burlan del Sistema de Administración Tributaria.

Finales de 2016 será recordado porque muchos fueron a la cárcel y así se inició el combate a la impunidad.

* Periodista, editor y radiodifusor.

@GustavoRenteria


www.GustavoRenteria.mx

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas